1. Skip to Menu
  2. Skip to Content
  3. Skip to Footer

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Síguenos

FacebookTwitterYoutubeGoogle

Un nuevo medicamento podría proteger ante derrames cerebrales, según un estudio

unnuevomedicamentoUn nuevo medicamento conocido como NA-1 podría proteger ante los daños de un derrame cerebral, según un estudio realizado durante dos años y medio por investigadores de EE.UU. y Canadá y publicado en la revista Lancet Neurology.

El estudio, realizado en 185 pacientes que habían tenido una aneurisma intracraneal entre septiembre de 2008 y marzo de 2011, concluyó que el medicamento podría reducir el impacto de un derrame.

Noventa y tres sujetos se dirigieron al grupo de placebo y recibieron una inyección de agua salina, mientras que a los 92 restantes se les administró NA-1, según la revista.

Los individuos de ese último grupo mostraron menos áreas de tejido cerebral dañado y "sostuvieron menos infartos isquémicos", de acuerdo con los investigadores, que desplegaron el experimento en 14 hospitales de los dos países.

El estudio concluye que el medicamento es seguro, ya que sólo dos pacientes sufrieron efectos secundarios "menores" y no hubo ninguno grave.

El medicamento se había probado antes en primates, en una serie de experimentos que apuntaron a que podía prevenir la muerte de células cerebrales cuando una apoplejía las privaba de oxígeno.

Los investigadores concluyeron que "la neuroprotección en un derrame cerebral isquémico en los humanos es posible y debe ser investigada en estudios más amplios".

Hasta ahora, los estudios que han empleado medicamentos para proteger el cerebro han resultado en escasos avances, por lo que la Asociación sobre el Derrame Cerebral de EE.UU. consideró el estudio "prometedor", pero subrayó que se debe investigar en profundidad.

El estudio, realizado en 185 pacientes que habían tenido una aneurisma intracraneal entre septiembre de 2008 y marzo de 2011, concluyó que el medicamento podría reducir el impacto de un derrame. EFE