Se encuentra usted aquí

Buscan a más sospechosos del asesinato de 5 hispanos

Taylorsville.- La oficina del alguacil del condado Alexander, al oeste de Carolina del Norte, está intentando armar el rompecabeza en el que se ha convertido el asesinato de tres adultos y dos niños de origen hispano.

La primera pieza de la investigación se centra en el incendio de una casa móvil el 15 de junio  de este año, en Black Oak Ridge Road en la comunidad Vashti del norte de Alexander.

En el interior de la vivienda se hallaron los cuerpos sin vida de los hermanos Angel Pacheco de 11 años y América Pacheco de 12.  Las autopsias revelaron que ambos niños, quienes eran estudiantes de Hiddenite Elementary School, habían sido asesinados de un disparo.

Las evidencias encontradas en la casa siniestrada indicaban que María Calderón, madre de los menores, también había recibido disparos. Sin embargo su cuerpo no fue hallado.

Adicionalmente, la oficina del alguacil recibió reportes de la desaparición del novio de Calderón: Juan Carlos Méndez Peña de 33 y Luis Fernández Sánchez de 30, quienes habían sido visto por última vez el 15 de junio cuando efectuaban una ampliación en la traila de la mujer.  Ambos hombres se dedicaban a la construcción.

A ese punto, los tres adultos eran considerados como posibles víctimas de homicidio.

También, se reportó el robo de una camioneta Chevrolet Silverado 2009 color azul que pertenecía a Calderón.

Los hermanos Angel y América Pacheco, hijos de María Calderón también asesinados.Luis Fernández Sánchez otra de las víctimas.Heide Wolfe de 16 años  quien será juzgada como adulta.Areli Aguirre Aviléz ex esposo de Calderón.Camioneta calcinada donde fueron hallados  tres cuerpos que según el alguacil pertenecen a Calderón, Méndez y Fernández.

 

Dos sospechoso

A los pocos días de los crímenes, las indigaciones condujeron a los investigadores hasta Heidi Darlene Wolfe, de 16 años, de Wilkesboro y Areli Aguirre Aviléz, de 30 años, ex esposo de Calderón. La pareja fue acusada el 28 de junio de tres cargos de asesinato en primer grado y uno de incendio premeditado de primer grado.

Aguirre Avilez tenía además un cargo por violar una orden de restricción que fue emitida en enero de este año luego de agredir a Calderón y amenazar con quemar su vivienda.

En el pasado había sido acusado de violación estatutaria a un menor de 15 años. Al parecer este cargo está relacionado con Wolfe, quien debido al crimen de la madre y sus hijos será juzgada como adulta.

 

Cuerpos hallados

El lunes 4 de noviembre, una nueva pieza del rompecabeza llegaría de la oficina del alguacil del condado  Grayson en Virginia, que informó del hallazgo de una camioneta con tres cuerpos esqueléticos en su interior. El vehículos estaba calcinado.

Los restos óseos de acuerdo con con el alguacil del condado Alexander, Chris Bowman pertenecerían a Calderón, Méndez Peña y Fernández Sánchez.

Se busca a más involucrados

Pese a que Aguirre Avilez y Wolfe son los principales sospechosos de los crímenes, Bernice Reyes hija de Calderón cree que podrían  haber más involucrados. Esta teoría también es compartida por la oficina del alguacil.

“Hay una alta probabilidad de que eso sea así”, dijo Bowman a la prensa tras indicar que los investigadores están buscando ver si hubo más personas que ayudaron ocultar la camioneta y en otros aspectos del caso.

El sheriff afirma que hubieron individuos que engañaron a las autoridades durante la investigación y que también podrían enfrentar cargos.

Según Bowman, la investigación de este caso podría tomar un año más, un tiempo que dice Reyes esperará para conseguir un cierre definitivo.

“Mientras se haga justicia, no me importa”, dijo, “no voy a ir a ningún lado”.

“Me resulta difícil conseguir un cierre”, dijo al referirse al hallazgo del cuerpo de su madre y al dolor que siente que sus hermanos menores hayan sido también asesinados. “No merecían eso...eran tan buenos niños”.