Se encuentra usted aquí

Denuncian errores en datos de la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración

Charlotte.- El Centro de Información de Acceso a Registros Transaccionales (TRAC) de la Universidad de Syracuse en Nueva York denunció que descubrió recientemente irregularidades graves en la publicación de datos de la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración (EOIR), la agencia que supervisa el sistema judicial de inmigración.

“Después de intentar, sin éxito, trabajar con EOIR para solucionar estos problemas, TRAC decidió hacer públicas  observaciones sobre la calidad de las publicaciones públicas de datos de la agencia, así como expresar nuestras preocupaciones sobre la falta de compromiso dentro de la agencia con la gestión responsable de los datos”, señaló TRAC.

 

Inutilizables

El 9 de octubre de 2019, el EOIR respondió a una solicitud de rutina de TRAC por medio del Acta de Libertad de Información) de datos actualizados caso por caso hasta septiembre de 2019.

TRAC comenzó a procesar los datos de inmediato y descubrió serias inconsistencias que los hacían inutilizables.

TRAC alertó a la EOIR de los problemas e intentó trabajar con la agencia.

 Sin embargo, EOIR finalmente se negó a proporcionar garantías sobre la precisión de los datos que había proporcionado TRAC.

 

Problemas graves

“TRAC considera que los problemas con las inconsistencias de datos de EOIR, descritos en el informe completo, son sustantivos, continuos y necesitan atención inmediata”, anotó el Centro de Información de Acceso a Registros Transaccionales.

 “Es profundamente preocupante que, en lugar de trabajar cooperativamente con TRAC para aclarar las razones de  desapariciones inexplicables de datos, la agencia haya decidido insistir en que el público no tiene derecho a tener respuestas sobre por qué faltan registros en los datos publicados por EOIR para el público”, indicó TRAC.

 “EOIR tardíamente nos dijo que la retención de registros completos era necesaria para proteger la privacidad de los inmigrantes. Este razonamiento fue desconcertante ya que estos registros ya estaban anónimos y se borraron todos los detalles de identificación individual”, agregó TRAC.

“TRAC está en una posición bastante única para examinar este problema. Durante muchos años, TRAC ha estado solicitando regularmente datos anónimos de la base de datos de EOIR como parte de nuestra misión de proporcionar al público (y a menudo a otras agencias gubernamentales) acceso a datos confiables y precisos sobre las cortes de Inmigración”, señaló la institución de análisis.

“Debido a que recibimos y conservamos estas informaciones mensuales, podemos monitorear los cambios en estas versiones a lo largo del tiempo y evaluar si las publicaciones son incompletas o inexactas”, indicó.

 

La evidencia

TRAC señala realizó una cuidadosa comparación de registros recibidos en septiembre de 2019 con los datos de EOIR del mes anterior, agosto de 2019, y con el  informe de septiembre de 2018.

En comparación con la versión de agosto de 2019, la versión final (supuestamente precisa) de septiembre de 2019 inexplicablemente faltaban más de 1,500 solicitudes de ayuda que estaban presentes el mes anterior.

 

Un error de un millón

Además, TRAC encontró que 896,906 solicitudes de ayuda que estaban presentes en la versión de septiembre de 2018 de hace un año faltaban en los archivos de septiembre de 2019 que recibimos.

“Esta discrepancia de casi un millón de registros se produjo en gran medida porque el EOIR parece haber comenzado silenciosamente a eliminar registros de manera sistemática”, señaló TRAC.

 

El desglose

De acuerdo con TRAC,  en comparación con los datos de agosto de 2019, a los archivos de EOIR de septiembre también les faltaban:

  • Registros de más de 600 cargos que había presentado el DHS.
  • Registros de 700 casos y procedimientos judiciales.
  • Registros de más de 900 de audiencias programadas.
  • También faltaban 1.200 registros adicionales que marcaban varios tipos específicos de casos.

Algunos de los problemas se relacionan con el sistema de señalización que se utiliza para identificar a los menores, las familias recién llegadas que buscan asilo y los inmigrantes que deben permanecer en México bajo los protocolos de protección de migración y otros casos especiales.