Se encuentra usted aquí

Desde la playa hasta la montaña hay más áreas de NC con 287g

Raleigh.- Destinos turísticos como Oak Island o Bald Head Island en la costa y en partes del Blue Ridge Parkway sobre la montaña, en lados opuestos de Carolina del Norte, son las nuevas zonas donde la cárcel local ahora colabora con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) para entregar a inmigrantes indocumentados.

En las dos últimas semanas, los sheriffs de tres condados firmaron contratos de participación en el programa federal 287(g), el cual prácticamente abre las puertas de los centros de detención a los agentes federales para recoger personas sin documentos y activar su proceso de deportación.

Los nuevos condados que aparecen en esta lista incluye Brunswick, a un lado de la ciudad de Wilmington, donde se encuentran playas como Ocean Isle Beach, Holden Beach, Oak Island, Southport y Bald Head Island.

Al oeste del estado sobre la montaña, ahora también opera el 287(g) en el condado Avery, donde queda ubicada Sugar Mountain y los poblados de Linville y Banner Elk. Asimismo, recientemente firmó un contrato de colaboración el sheriff de Yancey, en los alrededores de Mount Mitchell.

Según reportó Qué Pasa hace tres semanas, en la primera mitad del presente año la cantidad de condados en Carolina del Norte con presencia de ICE en las cárceles locales se duplicó con la incorporación del programa 287(g) en las cárceles ubicadas en Asheboro, en el condado Randolph; Lenoir en Cleveland; Shelby en Duplin; Lincolnton en Lincoln y Elizabeth City, la cual da servicio a los condados Pasquotank, Perquimans y Camden.

Actualmente, Carolina del Norte se convirtió en el tercer estado a nivel nacional en cantidad de centros de detención con contratos. 

Después de Florida y Texas, actualmente Carolina del Norte es el tercer estado en todo el país con mayor participación en el programa 287(g), si se suman los condados que previamente habían firmado estos acuerdos: Alamance, Cabarrus, Gaston, Henderson, Nash y Rockingham.

El accionar del 287(g) en cada una de las cárceles que recientemente acordaron su participación es bajo un nuevo modelo llamado “Warrant Service Officer”, el cual comenzó a funcionar el año pasado y que fue creado específicamente para agencias del orden que desean trabajar con ICE, pero lo tienen prohibido por leyes estatales o locales, de acuerdo con un comunicado emitido por la agencia federal. Asimismo, está diseñado para “jurisdicciones rurales que carecen del presupuesto y recursos de personal” para operar el 287(g). 

Bajo este contrato, oficiales del sheriff adscritos a las cárceles, después de recibir un entrenamiento especial por parte de ICE, pueden ejecutar órdenes de arresto de inmigración en el interior del centro de detención.

Una vez que ocurre este arresto y se notifica a los agentes de ICE, los federales tienen 48 horas para recoger al preso o de lo contrario podría quedar libre, según explican los contratos firmados por cada alguacil o administrador de las cárceles participantes.

Tags