Se encuentra usted aquí

Detienen a los “deportables” aunque no los estén buscando

Porque abrieron la puerta y hablaron

Raleigh.- Aunque el operativo nacional que realiza desde el inicio del año el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) se enfoca sólo en la detención de inmigrantes indocumentados que llegaron al país después de mayo de 2014 y agotaron todas sus posibilidades legales para quedarse, los agentes de inmigración están deteniendo a cualquier persona que sea “deportable” bajo las prioridades establecidas por el gobierno federal.

El abogado Andrew McCoppin, especialista en ley criminal federal,  informó que dos de sus clientes, ambos mexicanos indocumentados y que no encajan con el objetivo del operativo anunciado por el gobierno, fueron arrestados en la primera semana de enero en sus hogares aún cuando los agentes no los estaban buscando, debido a que abrieron la puerta y fueron acusados de delitos que son considerados prioridad para la deportación.

Dos casos diferentes pero situaciones similares
McCoppin dijo que uno de ellos fue detenido en el condado Robeson y el otro en Wilson.

“En cada uno de esos casos, agentes federales  llegaron a la casas supuestamente buscando alguien de más. Tocaron a la puerta, obtuvieron consentimiento para entrar y hablaron con todos los ocupantes de la casa. En ambos casos identificaron que estas personas no tenían documentación legal y los tomaron en custodia”, dijo.

El abogado no dio nombres ni mayores detalles de esos casos debido a la privacidad de sus clientes quienes declinaron hablar con este periódico.

Qué Pasa comprobó semanas atrás que ICE estuvo en un vecindario de casas móviles de Red Springs, condado Robeson,  donde arrestó a dos personas de una misma casa. Un vocero de la agencia indicó que los arrestos no tenían que ver con el operativo especial anunciado por el secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson.

McCoppin sólo indicó que uno de sus clientes fue detenido porque registraba un reingreso ilegal al país, delito federal que es considerado ahora una prioridad para la deportación.

Lo primero que deben decir es ¿me puedo ir? y lo segundo ‘quiero hablar con mi abogado.  Andrew McCoppin

En el otro caso, McCoppin dijo que los agentes llegaron a la casa de su cliente buscando a alguien que había vivido allí hace seis meses, pero lo detuvieron porque hallaron una carabina cargada en la casa que su cliente admitió que era suya y que la usaba para cazar.

McCoppin explicó que para una persona indocumentada, portar armas es un delito federal que es considerado también una prioridad para la deportación.

El abogado dijo sobre su cliente que vivió en el país casi toda su vida y fue el único de su familia que no pudo regularizar su situación migratoria, y ahora afronta una deportación sólo por tener un arma.

“Él ha vivido aquí desde los 11 años y todos sus siete hermanos son ciudadanos o residentes legales, menos él”, lamentó el abogado.

Qué Pasa contactó a la familia de esa persona en Wilson pero sus parientes decidieron no declarar públicamente sobre el caso.

No abrir la puerta ni responder preguntas
McCoppin dijo que estos dos casos son un ejemplo a lo que se exponen las personas por abrir la puerta de sus hogares y responder  alas preguntas de los agentes cuando ellos van a sus casas, algo que abogados y diversas organizaciones han advertido  a la comunidad que no deben hacer.

“Los agentes usualmente van a una casa en busca de alguien que ellos creen que vive allí. Lo primero que las personas deben preguntar es si tienen una orden judicial. Si no la tienen no abran la puerta porque ellos no tienen la autorizacion legal para hacerlo. Si usted lo hace, los están invitando a entrar y todo lo que ellos vean pueden usarlo para acusarle de algún crimen”, recomendó McCoppin.

“Tampoco tienen la obligacion de hablar con ellos. Si mientes,  cometes una ofensa federal, y si dices la verdad te identificas como una persona que esta viviendo en el país sin autorización. Pero si tu no dices nada, ellos no tienen ninguna razón para saber que estás ilegalmente en el país y no tienen autoridad para tomarte en custodia”, añadió el abogado.

McCoppin recomendó a la comunidad que ante cualquier encuentro con policías o agentes de inmigración, las personas tienen el derecho a mantenerse en silencio y a pedir hablar con su abogado.

“Lo primero que deben preguntar a un oficial es  ¿me puedo ir? Y la segunda cosa que deben decir es ‘quiero hablar con mi abogado’. Si ellos siguen haciendo preguntas, siga respondiendo lo mismo”, recomendó el abogado.

Tags

ICE