Se encuentra usted aquí

Dialogan con Cooper sobre impacto de detenciones de ICE, licencias de manejo y la HB370

Además de la necesidad de una ley de matricula igualitaria para jóvenes indocumentados

Raleigh.- Miembros de la comunidad inmigrante y defensores se reunieron la mañana del martes con el gobernador Roy Cooper para analizar entre otros temas,  las formas de abordar el trauma y el temor generado por las detenciones masivas que el Servicio de  Inmigrantes y Control de Aduanas (ICE) realizó en febrero de este años en Carolina del Corte y que dejó más de 300 detenidos.

En la cita, donde también asistieron integrantes del Consejo Asesor del Gobernador para Asuntos Hispanos/Latinos, se dialogó además sobre la matricula igualitaria, el avance de la HB 370 y la importancia que las personas sin estatus legal puedan volver a tener una lincencia de conducir en el estado.

“Esta reunión estaba programada para dar seguimiento a una carta que enviamos al Gobernador Cooper el mes pasado y que recibió el apoyo de grupos de base, organizaciones sin fines de lucro y comunidades religiosas en todo el estado”, dijo Angeline Echeverría, Directora Ejecutiva de El Pueblo, quien estuvo presente en la reunión.

La carta, entregada el 14 de marzo, incluía cinco sugerencias de acciones que el Gobernador podría tomar para “proteger a los habitantes de Carolina del Norte de sufrir violaciones adicionales de derechos humanos y civiles a manos de los agentes de ICE”.

Por su parte, Griselda Alonso Rojas, organizadora comunitaria del Comité Popular Somos Raleigh, le expuso al gobernador su historia como inmigrante que contribuye con el estado y ha formado una familia.

“Tuve la oportunidad de compartir mi historia y hablar en nombre de mi comunidad”, dijo Alonso quien indicó que esta reunión es un avance para tratar con el gobernador los temas que afectan a los inmigrantes de Carolina del Norte.

Además de hablar sobre las protecciones para los habitantes de Carolina del Norte después de las redadas de ICE, los participantes de la reunión aprovecharon la oportunidad para discutir prioridades más amplias que harían que Carolina del Norte sea más acogedora para los inmigrantes.

“Me alegró ver que el Gobernador está abierto a discutir soluciones a más largo plazo, como el acceso a tasas de matrícula equitativas y licencias de conducir”, agregó Alonso.

Ante todas las inquietudes, el gobernador Cooper dijo que “son cosas que también le preocupan y que mientras vea la posibilidad tratará de hacer algo”, contó Alonso a Qué Pasa. “Estuvo escuchando por una hora todas nuestras preocupaciones”.

Sobre la HB 370, Cooper sostuvo que si esta propuesta llegara a su escritorio “vería la posibilidad de hacer algo al respecto”.

“No dijo si la iba a vetar, tampoco dijo que no lo iba hacer”, contó Alonso.

El gobernador le indicó al grupo asistente, conformado por cinco representantes de la comunidad inmigrante, que estaba abierto al diálogo.

Alisa Ellis, estratega regional de los derechos de los inmigrantes de la Unión Americana de Derechos Civiles (ACLU) de Carolina del Norte, espera que el gobernador Cooper “continúe abriendo sus puertas a personas de todas las comunidades de nuestro estado, y que este importante diálogo sobre cómo hacer de Carolina del Norte un lugar acogedor para todos vaya más allá de nuestra conversación de hoy”.