Se encuentra usted aquí

"Estoy libre por un milagro de Dios": Trabajadora de fábrica de Sanford donde ICE hizo redada

Sanford.- La hondureña Oneyda Argueta estaba a punto de marcar su salida en la fábrica Bear Creek Arsenal de Sanford. Eran las 7:20 de la mañana del martes 5 de febrero. De pronto agentes de ICE uniformados y armados ingresaron al sector donde ella trabajaba como operadora de máquina del último turno. Al igual que al resto de sus compañeros la llevaron hasta la cafetería, la separaron, le pidieron su identificación... pero, la dejaron libre pese no contar con documentos.

"Fue un milagro de Dios. Por el poder de Dios fue que me liberaron de ahí", dice aún nerviosa y con tristeza porque la misma suerte no la corrieron muchos de sus compañeros de trabajo.

Una redada del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas sorprendió a los trabajadores de la fábrica de armas que terminaban el turno de la noche y aquellos que ingresaban a laborar en la jornada diurna.

"Uniformados muy bien armados ingresaron, cuando iba yo de salida. Junto estaba el jefe de una de las unidades de la fábrica y ellos le dijeron: 'rápido, búscame un lugar para poner a toda la gente'... y él les dijo que podía ser la cafetería".

Uno de los oficiales ordenó a Argueta que se diera la vuelta y fuera hasta el sector designado.

"Nos separaron entres grupos. Llamaron a los que estaban en una lista que aquellos estaban investigando. Tenían sus nombre y fotografías. Les pidieron que dieran un paso adelante. Después separaron a los que tenían ID y en otro grupo a los que no teníamos identificación", cuenta la madre inmigrante. "Las identificaciones fueron pasadas por una máquinas y los que presentaron ID falso los arrestaron".

Durante más de cinco horas Argueta esperó ser llamada por un oficial de Inmigración. "Me preguntaron con qué nombre trabajaba y les dije que yo tenía derecho a permanecer callada".

Del peor momento a un milagro

De acuerdo con Argueta, la fábrica Bear Creek Arsenal, cuenta con varios sectores donde hay grupos de trabajadores, algunos de los cuales al percatarse de la presencia de ICE intentaron esconderse.

"Yo sentía mucho miedo. Pensaba en mi madre que está enferma y la acababan de operar del estómago. Ttengo dos niñas chiquititas y yo pensaba qué iba pasar con ellas", cuenta."Fueron momentos muy tristes al ver como mis compañeros lloraban mucho, como algunos intentaban escaparse e igual le ponían las esposas".

En un comunicación con Qué Pasa, ICE indicó que un total de 27 personas fueron arrestada de ese operativo.

"Ayer por la mañana. Homeland Security Investigations de ICE arrestó a 25 personas por cargos criminales y dos personas por violaciones de inmigración en  Bear Creek Arsenal en Sanford, Carolina del Norte", dijo a Qué Pasa Carissa Cutrell, vocera de ICE. "Los arrestos fueron hechos como parte de una investigación criminal en curso".

Cutrell indicó además que las 25 personas que enfrentan cargos criminales serán acusadas por una oficina de Fiscal de Distrito de Carolina del Norte.

"A mi dejaron ir por un milagro de Dios. El oficial me dijo: 'yo debería llevarte arrestada, porque estás trabajando con papeles falsos, pero te vamos a dar otra oportunidad para que busques una abogado y no dejes a tus niñas solas".

La escuela en contacto

Argueta afirma que recibió la llamada de la escuela donde estudian sus hijas al saber de la redada.

"Me preguntaban si estaba bien. Querían saber si alguien iba a recoger a mis niñas. Ellos llamaron a todos los padres hispanos que sabìan trabajaban en la fábrica porque estaban preocupados por los niños... trabajaba con nosotros una pareja de esposos que no dejaban de llorar por su hijos".

 

 

 

Tags

ICE