Se encuentra usted aquí

"Funeral del racismo" en contra de la propuesta de ley HB 370

Asheville.- El rechazo a la proyecto de ley antiinmigrante HB370, hizo que varias organizaciones y activistas representaran en Asheville, el pasado 16 de abril, lo que llamaron el "funeral del racismo". La propuesta legislativa que se encuentra actualmente en el senado de Carolina del Norte busca que todos los alguaciles del estado colaboren con ICE. 

Bruno Hinojosa de la organización con sede en Asheville CIMA (Compañeros inmigrantes de las Montañas en Acción) indicó que el evento coincidió con la conmemoración de un año de la redada masiva que realizaron los agentes de ICE en Asheville y en la cual capturaron a aproximadamente 30 personas, operativos que se han intensificado durante los últimos meses en el estado. 

"Estamos haciendo un funeral a estos ataques que hicieron hace un año a nuestras comunidades pero también trayendo el mensaje sobre lo negativo de la ley HB370, porque estaríamos retrocediendo el trabajo que se ha podido hacer con el sheriff del condado", indicó Hinostrosa a Qué Pasa. "Hemos podido trabajar con el alguacil (del condado Buncombe) para que no colabore con inmigración y con los retenes para detener inmigrantes…esta propuesta estaría empujando a todos los sheriff a trabajar forzosamente con inmigración“.

Por su parte, Emily Rhyne, directora regional  de Solidarity Collective Witness for Peace Southeast explicó que si la HB370 se convierte en ley significaría que las municipalidades y condados locales no tengan la discreción de colaborar o no con ICE. "Viola nuestros derechos locales, va a terminar separando muchas más familias y habrá mas desconfianza hacia las autoridades en las comunidades inmigrantes, haría menos seguras estas comunidades porque no se podrán reportar crímenes y delitos por temor a ser detenidos", dijo

Ryne indicó además que la propuesta de ley también generaría un daño económico debido a que muchas industrias del estado dependen de la mano de obra inmigrante.  

"Los inmigrantes son parte de nuestras familias, de nuestras comunidades, son vecinos, amigos, miembros de nuestras iglesias y ponerlos como objetivo de las autoridades no es justo porque también son humanos. Dependemos de estas personas porque tienen responsabilidades como miembros de familia, iglesias, trabajo. Tenemos que proteger nuestras comunidades”. 

El evento fue parte de la caravana por la justicia que está recorriendo el estado de North Carolina durante la semana del 14 al 19 de abril, iniciativa de la organización Solidarity Collective Witness for Peace Southeast, desde hace 35 años.

Fotos: Roderico Y. Díaz