Se encuentra usted aquí

Restringen paso a Ocracoke Island por estragos de huracán Dorian

Ocracoke Isle.- El acceso a través de transbordadores a la isla de Ocracoke, en la ribera externa de Carolina del Norte, ha sido restringida a las autoridades y al personal de suministro, luego de que la zona sufriera los embates del huracán Dorian, causando lo que el portavoz del condado de Hyde, Donnie Shumate, ha estimado como “daños catastróficos”.

"Todavía no es seguro regresar a todas las áreas evacuadas", indicó el gobernador Roy Cooper en un comunicado. "Aquellos ansiosos por regresar a las islas deben seguir las instrucciones de reingreso emitidas por los gobiernos locales".

Aunque no hay información sobre muertos o heridos, los 800 habitantes que permanecieron en la isla durante el paso del fenómeno, aseguran que el daño ha sido el peor que cualquier residente vivo pueda recordar.

La isla permanece aún inundada, con vehículos atravesados luego de ser arrastrados por las aguas, y con daños a la infraestructura de viviendas y negocios. No hay servicio eléctrico y aún persiste la orden de evacuación obligatoria, además de una prohibición de circulación de embarcaciones privadas.

Cerca de 100 soldados de la Guardia Nacional apoyan las labores de recuperación, junto a personal médico y gerentes de emergencias, de acuerdo con el comunicado de la gobernación. El Ejército de Salvación ha estado sirviendo comida en un centro comunitario, y en la estación de bomberos, los residentes retiraban alimentos, agua y suministros de limpieza.

Próximamente se espera la llegada a Ocracoke Island de ajustadores del Departamento de Seguros de Carolina del Norte, que ayudarán a los propietarios de viviendas y negocios a estimar los daños.

La única escuela pública de la isla y también su única tienda de abarrotes se encuentran entre las instalaciones con mayores niveles de devastación, cuya recuperación puede tomar incluso meses.

El huracán Dorian causó dos muertes en Carolina del Norte: un hombre que cayó de una escalera mientras se preparaba para la llegada del fenómeno, y otro que colapsó mientras limpiaba los escombros acumulados en su casa.