Se encuentra usted aquí

Cambio en el sistema de monitoreo electrónico

Charlotte.- La Unidad de Monitoreo Electrónico, EMU por sus siglas en inglés, del Departamento de Policía de Charlotte-Mecklenburg ya no permitirá que los sospechosos acusados ​​de homicidio ingresen a su programa. Esta resolución surge del análisis de las cifras que arrojó el programa para lo que va del 2019 y las debilidades que permiten que quienes deben enfrentar un juicio por delitos graves, puedan seguir cometiendo delitos.

La Mayor Tonya Arrington dio detalles durante la conferencia de prensa de CMPD que se realizó el día de hoy e informó que en todo momento, la UEM del CMPD monitorea entre 400 y 500 individuos a quienes un juez les ordenó usar un dispositivo de monitoreo como condición para la liberación previa al juicio del acusado.

Solo este año, la UEM ha monitoreado a más de 1,930 personas, monto que supera al total del año pasado que fue de aproximadamente 1,400.

También informó Arrington que, 127 de los monitoreados este año han cortado sus dispositivos, y tres delincuentes han cortado el dispositivo al menos dos veces.

Más del 80, o sea el 65% de aquellos que cortaron sus dispositivos eran monitoreados por delitos violentos o de armas de fuego, esto incluye tiroteos, violaciones, robos, estrangulamiento DV, posesión de arma de fuego por delincuente.

Durante el 2019, aproximadamente 100 personas cometieron otro delito mientras eran monitoreadas. Al menos una persona cometió un asesinato y otras cuatro cometieron un robo a mano armada mientras eran monitoreadas. En 2018, dos personas fueron acusadas de asesinato mientras estaban bajo fianza con un monitor y 25 cometieron robos a mano armada.

Para hacer más clara la base que llevó a los cambios en el sistema, la Mayor Arrington presentó  algunos casos en los que se cometieron delitos violentos mientras el acusado recibía la orden judicial de usar un monitor para la liberación previa al juicio:

Cregg Roosevelt Singleton, de 46 años, recibió la orden judicial de usar un dispositivo de monitoreo electrónico como condición para la liberación previa al juicio por dos cargos de asalto con un arma mortal con la intención de matar (ADWIK ) y dos cargos de disparos contra propiedad ocupada. El 7 de mayo, mientras estaba siendo monitoreado por estas ofensas, Singleton disparó a la casa de su ex novia porque nadie abría la puerta. Singleton disparó cinco veces a la residencia, que estaba ocupada por su propio hijo de 10 años, así como por la madre y la abuela del niño. Singleton fue acusado en consecuencia de tres recuentos adicionales de ADWIK.

Jordan Johnson, de 18 años, recibió una orden judicial de usar un dispositivo de monitoreo electrónico como condición para la liberación previa al juicio por un robo. El 20 de agosto, mientras estaba siendo monitoreado por estos delitos, Johnson fue responsible de un incidente en el cual una persona resultó herida de bala por un altercado verbal. En consecuencia, Johnson fue acusado de asalto con un arma mortal que infligió lesiones graves.

Tyrell Culbreth, de 30 años, fue ordenado por la corte para usar un dispositivo de monitoreo electrónico como condición para la liberación previa al juicio por un delito grave de entrada. Culbreth permitió que la batería de su dispositivo se agotara y luego la cortó. A partir de ese momento, cometió numerosos crímenes violentos entre los cuales se cuenta un robo con un arma peligrosa y secuestro en primer grado.

Para cerrar la conferencia de prensa, se informó que 31 de las 466 personas que actualmente están siendo monitoreadas por la UEM de CMPD son sospechosos de homicidio acusados de asesinato. Otros 134 han sido acusados de robo a mano armada y adicionalmente 12, tienen cargos pendientes de violación.

El jefe de policía de CMPD, Kerr Putney, declaró: "Esto es una amenaza para la seguridad pública, y el monitoreo electrónico no puede ser su red de seguridad". Putney desea continuar su misión más importante que es lograr la igualdad de responsabilidad en todo el sistema de justicia penal.

Tags

EMU