Se encuentra usted aquí

Cambios en el examen para la ciudadanía, NALEO muestra su rechazo

Raleigh.- Los residentes permanentes que presenten  a partir del 1 de diciembre de 2020 su solicitud para convertirse en ciudadanos de Estados Unidos, deberán someterse a un examen distinto al que se encuentra vigente, informó el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) en un comunicado.

Según un memorando en el Manual de Políticas de USCIS la  prueba evaluará el conocimiento integral acerca de la historia, el gobierno y los valores cívicos estadounidenses.

“USCIS ha trabajado diligentemente en la revisión del examen de naturalización desde 2018, para lo que se ha confiado en los comentarios de expertos en el campo de la educación de adultos, a fin de garantizar que este proceso sea justo y transparente”, declaró en el comunicado el director interino de Políticas de USCIS, Joseph Edlow.

La prueba de naturalización es uno de los requisitos imprescindibles para obtener la ciudadanía americana. Además de los conocimientos de historia, gobierno y valores, el inmigrante deberá demostrar que sabe leer, escribir y hablar inglés a un nivel básico.

Los cambios son el aumento de preguntas y respuestas. En lugar de 100 serán 128 las que se deberán estudiar dado que se incluyen más cuestionamientos sobre historia y educación cívica.

Además USCIS duplica el número de preguntas que deben responderse en la entrevista.

Hasta ahora, el funcionario público que realiza el examen durante la entrevista final con USCIS, formulaba un total de 10 preguntas de la lista de 100, y el solicitante debía contestar satisfactoriamente seis de esas 10 preguntas para pasar.

Aunque la puntuación de aprobación se mantendrá en 60 por ciento, en la nueva prueba, el funcionario de USCIS formulará 20 preguntas en lugar de 10, y el inmigrante debe responder satisfactoriamente 12 para pasar.

USCIS mantendrá 10 preguntas, de las que se requieren seis respuestas correctas, a inmigrantes que califican a una consideración especial ya sea porque son mayores de 65 años y tengan al menos 20 años de residencia legal.

El nuevo examen también retira las preguntas sobre geografía y modifica algunas previas, tales como pedir a los inmigrantes que nombren las tres ramas del gobierno en lugar de una sola.
También cambia la respuesta a una pregunta acerca de a quién representan los senadores federales, de “toda la gente del estado” a “ciudadanos de su estado”, lo que ha generado críticas con respecto a su precisión.

 

NALEO se pronuncia

La decisión de USCIS fue criticada por el Fondo Educativo de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados (NALEO).

“Los cambios propuestos por la Administración en este nuevo examen crearán obstáculos injustos e innecesarios para los residentes permanentes legales que buscan la ciudadanía estadounidense”, dijo Arturo Vargas, CEO de NALEO.

Vargas indicó que sin un” fundamento sólido” y sin una oportunidad significativa para la opinión o revisión del público y las partes interesadas, el gobierno de Donald Trump tomó “arbitrariamente” la decisión unilateral de hacer que el examen fuera más desafiante para los residentes. Además, indicó que el examen contiene una redacción y un contenido más difíciles, la prueba ahora requerirá que los solicitantes respondan correctamente el doble de preguntas”.

 “Estos cambios son completamente innecesarios, caprichosos y sin sentido”, señaló Vargas.

NALEO ha pedido a la administración de Trump detener la implementación de la nueva prueba hasta que tenga la oportunidad de obtener opiniones sólidas de las partes interesadas sobre el examen.

“Sin estos esfuerzos, una vez más nos encontramos con una situación en la que la Administración, particularmente después de sus esfuerzos por aumentar las tarifas de naturalización, está abandonando el principio central de que la naturalización tiene un valor especial para nuestra nación, lo que confiere grandes beneficios a la economía y la democracia de Estados Unidos “.

 

Tags