Se encuentra usted aquí

El Día de los Muertos será el 3 de noviembre

Charlotte.- Nuevamente aparecerán en la ciudad las calaveras variopintas de dulce, las figuras de esqueletos sonrientes que tocan guitarras y trompetas y los corazones rojos de mazapán, para conmemorar el tradicional Día de los Muertos.

La tradicional celebración mexicana del Día de los Muertos se conmemorará en el Museo Levine del Nuevo Sur, en un evento realizado con la Coalición Latinoamericana, el domingo 3 de noviembre de las 12 del mediodía a las 6 de la tarde.

El evento gratuito incluirá exhibición de altares, bailes tradicionales, música en vivo, comida típica de la fecha, actividades para los niños.

El Día de Muertos es una actividad divertida y educativa para toda la familia.

Además del ingreso sin costo al museo, el estacionamiento en el parqueadero de la Calle 7, anexo al evento  también es gratis.

El boleto del estacionamiento será revalidado en el mostrador de ingreso museo.

El Museo Levine del Nuevo Sur está localizado en el 200 E. 7th St. Charlotte NC,  28202.

Aunque lleva claramente el nombre de la muerte, la conmemoración del Día de los Muertos, celebra la vida y difumina el luto, recordando con alegría a los antepasados difuntos. Al mismo, tiempo la conmemoración satiriza la vida, con versos en los que se hace referencia a las “calacas” o calaveras de seres vivientes, familiares, amigos, relacionados y figuras públicas, como políticos e integrantes de la farándula.

Para la calificación de los altares de homenaje a los finados regularmente se tienen en cuenta el uso de conceptos y elementos básicos: tierra, aire, agua, fuego, esqueletos, fotos, flores -como la caléndula- y artículos de embellecimiento.

 

Se festeja la vida de los que se fueron

El Día de Muertos es una celebración mexicana que honra a los ancestros durante el 2 de noviembre, coincidiendo con la celebración católica del Día de los Fieles Difuntos.

Aunque se ve primariamente como una festividad mexicana, también se celebra en muchas comunidades de Estados Unidos donde existe una gran población méxicoamericana, y en una menor medida también se celebra en algunas partes de Latinoamérica.

A pesar de ser un tema mórbido, esta festividad se celebra alegremente, y aunque ocurre en fechas cercanas al Día de Todos Los Santos, y al Día de todas las Almas, en lugar de sentirse temerosos de espíritus malévolos, el humor en el día de los muertos es mucho más relajado, similar al Día de las Brujas o Halloween, con un mayor énfasis en la celebración, pero honrando las vidas de los difuntos.

Los orígenes de la celebración del Día de Muertos en México, pueden ser trazados hasta la época de los indígenas de Mesoamérica, tales como aztecas, mayas, purepechas, nahuas y totonacas.

Los rituales que celebran las vidas de los ancestros se realizaron por estas civilizaciones por lo menos durante tres mil años. En la era prehispánica era común la práctica de conservar los cráneos como trofeos y mostrarlos durante los rituales que simbolizaban la muerte y el renacimiento.

El festival que se convirtió en el Día de Muertos cayó en el noveno el mes del calendario solar azteca, cerca del inicio de agosto, y era celebrado durante un mes completo. Las festividades eran presididas por la diosa Mictecacihuatl, conocida como la “Dama de la muerte”, que actualmente corresponde a “La Catrina”. Las festividades eran dedicadas a la celebración  de los niños y las vidas de parientes fallecidos.

 

La reacción de los españoles

Cuando los conquistadores españoles llegaron a América en el siglo 15  ellos estuvieron aterrados por las practicas paganas de los indígenas, y en un intento de convertir a los nativos americanos al catolicismo movieron el festival hacia fechas en el inicio de noviembre para que coincidiesen con las festividades católicas del Día de todos los Santos y Todas las Almas.

El Día de Todos los Santos es un día después de Halloween, donde este último fue también un ritual pagano de Samhain, el día céltico del banquete de los muertos.

Los europeos combinaron las costumbres de Halloween con el festival similar mesoamericano, creando de este modo el Día de Muertos.

 

El Día de los Difuntos

Cercana a esta celebración se encuentran el Día de Todos Los Santos, y el Día de los Difuntos, fiestas religiosas que se celebran en muchos países de tradición cristiana.

El Día de Todos los Santos, se celebra el 1 de noviembre, países de tradición católica; mientras que en la Iglesia Ortodoxa se celebra el primer domingo después del Pentecostés. En ella se veneran a todos los santos que no tienen una fiesta propia en el calendario eclesial.

El Día de los Difuntos se conmemora el 2 de noviembre.

Existen versiones que señalan que esta fecha fue establecida como una respuesta ante la celebración pagana del 31 de octubre. Pero estas versiones no resultan muy sólidas por cuanto la celebración del “Halloween” o “Día de las Brujas” es una festividad proveniente de Estados Unidos.

En los países de  tradición católica se realiza una visita donde yacen los seres queridos.

En Cataluña se celebra la denominada castanyada en la que se comen boniatos, castañas y panellets.

En México se hacen ofrendas para agasajar a los fallecidos y celebrar esos dos días, que se quitan el día 2 por la noche, pudiéndose consumir en ese momento.