Se encuentra usted aquí

Esclavitud dentro de salón de manicure asiático en Davidson

Charlotte.- En el interior de un negocio de uñas en los suburbios de Charlotte, una de las empleadas era tratada como una esclava.

La semana pasada se celebró el juicio federal en contra de Thuy Tiene Luong, de 37 años, quien después de cinco días de juicio en la corte, un jurado la halló culpable de trabajo forzado hacia una de las trabajadoras en el salón que poseía en el poblado de Davidson, al norte de Charlotte.

La víctima sufrió de abuso físico, le confiscaron sus ganancias por trabajar y sus captores “fabricaron una deuda, confiscaron sus cheques y amenazaron de violencia y dañar su reputación”, entre otras artimañas para mantener a la empleada bajo control, de acuerdo con un comunicado emitido por el Departamento de Justicia.

Eric Dreiband, fiscal de la División de Derechos Civiles de la fiscalía federal, declaró que más de 150 años después que se abolió la esclavitud en los Estados Unidos, “el tráfico humano sigue siendo un problema en nuestras ciudades, nuestros pueblos y nuestras comunidades”.

El fiscal Dreiband dijo que en esta modalidad de crimen similar a los antiguos dueños de esclavos, los criminales buscan a las personas más vulnerables y utilizan maniobras violentas para intimidarlos y obligarlos a que les obedezcan.

El fiscal Andrew Murray explicó que Luong utilizó el abuso mental y físico para aprovecharse de las dificultades que sufría su empleada, con el fin de obtener ganancias financieras.

“Los sistemas de trabajo forzado son un ataque a la dignidad humana y no tienen lugar en nuestra sociedad moderna”, dijo Murray al enfatizar que la fiscalía federal persigue estos crímenes “en toda la extensión de la ley”.

 
El caso

Entre octubre del 2016 y junio del 2018, la víctima prácticamente fue una esclava para Luong, de acuerdo con las pruebas presentadas en la corte.

La dueña del salón para uñas atacó a su empleada en varias ocasiones, le arrancó el pelo, le encajó herramientas del salón de uñas y le tiró acetona sobre la cabeza.

Además, Luong habría amenazado a la trabajadora de su local de “arruinar su reputación” al compartir cierta información con la familia de la afectada, así como inventó que le debía $180,000, debido a su pobre rendimiento en el trabajo que provocó la pérdida de esta fuerte cantidad de dinero. En caso de no pagar la deuda, la empleada terminaría en la cárcel, de acuerdo con las mentiras que le decía su patrona.

Para saldar el adeudo, la víctima de esclavitud trabajaba hasta 10 horas al día por 6 o 7 días a la semana, según reveló el Departamento de Justicia después de que se cerró este caso.

Este crimen duró por más de año y medio, hasta una última vez que Luong agredió violentamente a su empleada y el incidente fue reportado al Departamento de Policía de Davidson, cuyos agentes actuaron y arrestaron a la dueña del salón de manicure con más de 20 cargos criminales en su contra.

El juez que lleva el caso todavía no decide el castigo que enfrenta la mujer asiática. No obstante, la fiscalía señaló que la pena máxima que podría recibir es de 20 años en prisión federal, además de pagar una cantidad monetaria a la víctima.

 

Tags