Se encuentra usted aquí

La lucha por los cargos del Concejo Municipal

Charlotte.- Pese a que quedarán dos puestos vacantes en los siete distritos del Concejo Municipal de la Ciudad de Charlotte, ningún hispano ha optado  por lanzarse a ocupar los cargos, que serán decididos en las elecciones locales de 2019. El concejal demócrata afroamericano Greg Phipps, decidió no buscar la reelección en el Distrito 4, que ocupa el noreste de Charlotte, incluyendo el área de la Universidad.

La concejal demócrata afroamericana LaWana Mayfield, del Distrito 3, que se extiende en el desde el suroeste de la ciudad hasta el aeropuerto en el norte, determinó aspirar a uno de los cuatro puestos de elección general o “at-large” del Concejo Municipal.

El Distrito 3 tiene como límite en el este al corredor de South Boulevard.

El único hispano que se ha lanzado al Concejo es el activista cubanoamericano, Jorge Millares, quien se enfrentará en los comicios a Mayfield, a la vicealcaldesa Julie Eiselt, a la inmigrante hindú, Dimple Ajmera, y a los afroamericanos James Mitchell y Braxton Winston. De los seis aspirantes a concejales de representación general, todos demócratas, dos se quedarán por fuera del organismo legislativo de Charlotte.

Para el puesto que deja Phipps, se perfila el exintegrante del Grupo de Integración de los inmigrantes (IITF) Wil Russell, afroamericano, quien desarrolló un proyecto para corredores internacionales.

Para el Distrito 3 del que sale Mayfield, han expresado interés la ingeniera; Victoria Watlington; el activista Terry Brown; y el organizador comunitario Caleb Theodros.

Los tres aspirantes son afroamericanos y demócratas. No han surgido contrincantes para los concejales demócratas, Larken Egleston, del Distrito 1; Matt Newton, del Distrito 5; y Justin Harlow, del 2.

Tampoco existe contendor para el concejal republicano Tariq Bokhari, del Distrito 6.

No obstante en el Distrito 7, el concejal republicano Ed Driggs, tendría como contendora a Victoria Nwasike, copresidenta del Club de Desayuno de Ballantyne.

En el condado de Mecklenburg están registrados para votar 31,097 hispanos, de los cuales 15,266 están inscritos como demócratas, 3,348 como republicanos y 12,150 como independientes.

En la ciudad de Charlotte hay 25,386 electores latinos, de los cuales 12,710 están registrados como demócratas, 2,478 como republicanos y 9,916 como independientes.

Las cifras indican que 5,709 votantes hispanos están inscritos en las localidades de Cornelius, Davidson, Huntersville, Matthews, Mint Hill, y Pineville.

En los distritos de Charlotte las cifras de registrados latinos son: Distrito 1: 2,600; Distrito 2: 6,190, Distrito 3:6,001; Distrito 4: 6,289; Distrito 5:3,655; Distrito 6: 5,021; y Distrito 7: 3,054.

Los distritos donde los hispanos tienen un porcentaje de registrados significativo en relación con los blancos y los afroamericanos son: el 3, que cubre el oeste y el suroeste de la ciudad, en el que constituyen el 20%; y el 5, que corresponde al este, donde son 23% de los inscritos.

En el 1, que ocupa las zonas de NoDa, Cotswold y parte del centro, son el 15 por ciento; en el 4, que corresponde al noreste, son el 12 por ciento; en el 6, que ocupa el sur de Charlotte en los corredores viales de Woodlawn e Independence son el 11%; y en el 6, que corresponde al Sur de Charlotte entre Pineville y Matthews, son el 6%. 

Actualmente, el Concejo Municipal de Charlotte está compuesto por 10 demócratas y 2 republicanos. El Concejo Municipal elabora el presupuesto de Charlotte por una cifra de 2.6 billones de dólares.

El alcalde y los miembros del concejo de la ciudad son responsables de establecer las políticas generales bajo las cuales opera la ciudad. Estas políticas y funciones incluyen:

  • Nombrar al administrador de la ciudad, al abogado de la ciudad, al secretario de la ciudad y los miembros de varias juntas y comisiones que promulgan ordenanzas, resoluciones y órdenes
  • Revisar el presupuesto anual, establecer la tasa de impuestos y aprobar el financiamiento de todas las operaciones de la ciudad.
  • Autorizar contratos en nombre de la ciudad.