Se encuentra usted aquí

Presentarán proyecto de licencias de manejo para indocumentados

Grupos y organizaciones locales decididos a seguir adelante

Raleigh.- Una propuesta que devolvería a los inmigrantes indocumentados de Carolina del Norte la posibilidad de obtener un permiso de manejo sería presentada en las próximas semanas. Diversas organizaciones y grupos comunitarios, a inicios de febrero, tomaron la decisión de intentar, una vez más, que la Asamblea Legislativa devuelva dicho privilegio para las personas sin estatus legal que residen en el estado, el cual fue cancelado en 2006.

Este nuevo proyecto de ley se basaría en la HB 829 denominado “Carreteras y Comunidades Seguras” que fue presentado en 2019 por los representantes demócratas Pricey Harrison, Susan Fisher, Graig Meyer y Marcia Morey. Aquella propuesta fue enviada al Comité de Reglas de la Cámara de Representantes, donde nunca fue debatida.

“Las organizaciones y grupos queremos hacerlo.Todo el mundo que estuvo en la llamada (del 4 de febrero) está de acuerdo en presentar el proyecto de Ley. Queremos tomar el modelo hecho en Virginia para ponerlo en marcha acá”, dijo a Qué Pasa Lori Garcia-MCCammon de True Rigde, organización localizada en Henderson.

Hace dos semanas, Qué Pasa publicó un artículo donde se anunciaba que una coalición de grupos y organizaciones estaba evaluando la posibilidad de presentar un proyecto de licencias.

Tras consultar con los organizadores que impulsaron el proyecto en Virginia, hablar con legisladores de Carolina del Norte y recoger la opinión de la comunidad indocumentada del estado, estos grupos decidieron, a principios de febrero, seguir adelante con la propuesta.

Según contaron esta semana varios miembros de la coalición a este medio, en las próximas semanas, los grupos trabajarán para lograr una propuesta bipartidista, con la intención de presentarla en la Asamblea Legislativa. De no conseguirlo, aún así el proyecto será introducido solo con el apoyo demócrata.

Son conscientes, además, de que se tratará de una lucha ardua, debido al panorama que califican como poco favorable en la Legislatura, donde los republicanos tienen la mayoría en las dos cámaras.

No obstante, y siguiendo el modelo del estado vecino de Virginia, que tardó ocho años en lograr la aprobación de un permiso de conducir para la comunidad indocumentada, la coalición cree que es importante que el debate sobre las licencias siga vivo y, de esta manera, puedan seguir sumando aliados hasta que, políticamente, sea posible aprobarlo.
“Las oportunidades (de que se apruebe la ley) pueden ser pequeñas pero, como grupo y como hizo Virginia, creemos que es importante que (el tema de las licencias) se mantenga en el ojo público e intentarlo lo máximo que podamos para que, en un futuro, obtengamos el apoyo general”, explicó el reverendo David Fraccaro, director de FaithAction International House, una de las organizaciones que participan en esta coalición.

Para Iliana Santillán, directora ejecutiva de El Pueblo y Fortaleza, se trata de seguir impulsando la meta de obtener un permiso de manejo y de avanzar en acuerdos entre representantes y senadores de ambos partidos.

“Si peleamos contra propuestas antiinmigrantes como las presentadas por George Cleveland que presenta en cada sesión y que no avanzan pese a sus pretensiones, por qué no luchar por algo que es positivo para la comunidad”, dijo Santillán. “Conseguir el apoyo bipartidista sería una ganancia”.

En las próximas semanas, la coalición de grupos y organizaciones tendrá la tarea de revisar el lenguaje de la HB 829 y adaptarlo para que cumpla con las necesidades actuales de la comunidad inmigrante indocumentada. Está previsto que, para finales de febrero, tengan un borrador del nuevo proyecto.

Los grupos, además, buscarán el apoyo, no solo de la comunidad inmigrante, sino también de los grupos de fe, centros de salud, agencias municipales e incluso de las aseguradoras y de las autoridades que hacen cumplir la ley.

“Si obtenemos este apoyo, creemos que tendremos mejores oportunidades de lograr un apoyo bipartidista”, dijo Fraccaro.

 

Una Ley que cambió la vida de miles

En 2005, la Ley de Correcciones Técnicas determinó que para obtener o renovar la licencia de conducir, así como una identificación estatal, se debía presentar el número de Seguro Social o una visa válida vigente. En ese entonces, el argumento era que dicha legislación ayudaría a combatir el terrorismo. Antes de eso, los inmigrantes podían dar su Número de Identificación Individual del Contribuyente (ITIN) o algún documento extranjero para obtener cualquiera de dichos documentos.

Es así como las últimas licencias vigentes en manos de personas indocumentadas caducaron en 2009.

La voces de organizaciones civiles que se alzaron desde entonces han manifestado el impacto negativo en la seguridad pública, la pérdida económica para el estado y la vulnerabilidad a la que está expuesta la comunidad indocumentada.

Un reporte de 2014 del Centro de Presupuesto e Impuestos (BTC) del Centro de Justicia de Carolina del Norte indicaba que solo por las tasas por la emisión de las licencias, el estado recibiría $8.1 millones, monto que cubriría el costo del proceso, dice el reporte que señala que en otros estados los costos de implementación de medidas similares fueron cubiertos en el segundo año de su entrada en vigencia.

 

Realidad en otros estados

Actualmente, 17 estados del país, como California, Nueva York, Nuevo México o Colorado, han aprobado legislaciones que otorgan algún tipo de licencia de manejo a personas sin estatus migratorio legal. Uno de los últimos en otorgar este privilegio fue Virginia, cuya ley se aprobó en marzo del año pasado y empezó a entregar los permisos de conducir en enero del 2021.

En el caso del estado vecino, por ejemplo, la comunidad inmigrante tardó ocho años en ver la ley de licencias hecha realidad. Y es que, a pesar de haberlo intentado en varias ocasiones, no fue hasta que los demócratas obtuvieron la mayoría en las dos cámaras, además de la gobernación del estado, que dicha ley prosperó.
Y aún así, “los organizadores de Virginia dijeron que la ley que aprobaron no fue la ideal, porque no es una licencia de conducir completa, sino que es un privilegio de conducción”, recordó el reverendo Fraccaro.

 

Un camino con procesos
El proyecto de ley de licencias en Carolina del Norte tendrá que pasar por el mismo proceso que otras propuestas legislativas. Se presenta en una de las Casas, ya sea la Cámara de Representantes o el Senado. Tras una primera lectura, deberá enfrentar el debate y posibles modificaciones en al menos tres Comités.

Tras su aprobación en el último Comité es enviado al pleno de la Casa donde fue presentado inicialmente. De obtener la mayoría de los votos, la propuesta es remitida a la siguiente Casa donde pasa por el mismo proceso.

Con la aprobación de la Cámara de Representantes y el Senado, el documento legislativo es enviado a la oficina del gobernador que tendrá tres opciones: firmarlo, vetarlo o no firmarlo. Si sucede esto último, luego de 10 se convierte automáticamente en Ley mientras la legislatura esté en sesión y 30 si la legislatura ha sido aplazada.

De ser vetado, regresa a la Asamblea Legislativa. Para anular el veto del gobernador se requiere de tres quintas partes de las dos cámaras.

 

Estados que otorgan permisos de manejo

• California (A 60, aprobado en 2013. Vigencia enero 2015)
• Colorado (S 251, aprobado en 2013. Vigencia agosto 2014)
• Connecticut (H 6495, aprobado en 2013. Vigencia enero 2015)
• Delaware (S 59, aprobado en 2015. Vigencia diciembre 2015)
• Hawaii (H 1007, aprobado en 2015. Vigencia enero 2016)
• Illinois (S 957, aprobado en 2012. Vigencia noviembre 2013)
• Maryland (S 715, aprobado en 2013. Vigencia enero 2014)
• New Jersey (A 4743, aprobado en 2019. Vigencia junio 2020)
• Nuevo México ( H 173, aprobado en 2003. Vigencia 2003)
• Nueva York ( S174, aprobado en 2019. Vigencia junio 2019)
• Nueva York (A 3675, aprobado en 2019. Vigencia diciembre 2019)
• Nevada (S 303, aprobado en 2013. Vigencia enero 2014)
• Oregon (H 2015, aprobado en 2019. Vigencia agosto 2019)
• Utah (S 227, aprobado en 2005. Vigencia marzo 2005)
• Vermont (S 38, aprobado 2013. Vigencia enero 2014)
• Virginia (HB 1211/SB 34, aprobado en 2020. Vigencia enero 2021)
• Washington (H 1444 aprobado en 1993. Vigencia en julio de 1993)
• Distrito de Columbia (B 275 aprobado en 2013. Vigencia mayo 2014)

 

 

Tags