Se encuentra usted aquí

Pulseras artesanales que unen Carolina del Norte con Nicaragua y Guatemala

High Point.-  Cuando en 2009 Chris Howell decidió viajar con su amigo Colin Crane a Centroamérica nunca imaginó que esa aventura le permitiría unir dos culturas por medio de una organizació sin fines de lucroo que actualmente beneficia a 200 familias de artesanos de Nicaragua y Guatemala mediante la venta de pulseras tejidas a mano.

“The Pulsera Project” ha ingresado a varias escuelas de Carolina del Norte. Una de ellas es el centro educativo Hopewell Elemtary School, ubicada en Trinity, donde la profesora de inmersión en español, Andrea Gil pensó que sería una buena forma que sus alumnos pudieran conocer otras costumbres más allá de las fronteras.

“Me pareció que este proyecto iba a permitir la conexión entre culturas.. que sería significativo para los niños, más experimental y vivencial. Que tendrían la posibilidad de saber cómo viven las personas en otros países, de ver como se hacen las artesanías y llevar a su casa un producto hecho a mano algo que ellos no están acostumbrados a ver acá…”, contó la maestra Gil a Qué Pasa al explicar la elección de este proyecto que duró del 7 al 21 de octubre de este año.

Pero además, señala Gil, los niños tendrían la oportunidad de valorar el trabajo de aquellas manos artesanas y cómo por ejemplo “cinco dólares no es mucho pero que era significativo para una familia en otro país”.

A la expectativa de como terminaría y cuál sería el resultado de esta aventura, los estudiantes, la maestra y toda la comunidad educativa de la escuela Hopewell se involucraron en esta labor social.

Les mostraron videos a los alumnos de la forma como viven algunas familias que se benefician de este proyecto.

“Los niños se impresionaron mucho sobre todo al ver los videos de cómo viven las familias. La imágenes mostraban una casa aproximadamente de cuatro metros cuadrados en donde vivían papá, mamá y tres hijos. Los niños se preguntaban cómo era posible, porque ellos están acostumbrados a tener su propia habitación y las casas en estas áreas son muy grandes. Les parecía increíble que las personas vivieran en esas condiciones”, dijo Gil.

La segunda etapa era poner a la venta cada pulsera a $5.00. La meta era vender 200 de un total de 500 en un plazo de 15 días, tiempo que dio la organización para devolver los productos artesanales restantes así como el material didáctico.  Cuando el plazo se cumplió solo sobraban 20 pulseras.

En total habían reunido $2,500, puesto que habían vendido adicionalmente un bolsos de mano por un total de $100.

“Para la comunidad educativa este proyecto fue algo constructivo”, concluyó la maestra.

 

Un proyecto que ayuda

La mirada del mundo que tenía Chris Howell dio un vuelco de 360 grados cuando en 2009 viajó a Nicaragua.

“Fuimos con mi amigo y sus papás a conocer y ayudar a la gente. El primer impacto fue difícil al ver la situación humana.. Entonces pensamos que necesitábamos hacer algo para ayudar a las personas”, dijo Howell quien nacido en Filadelfia y actualmente vive en Carolina del Sur y es cofundador de The Pulseras Project. “Yo había visto muchas injusticias en el mundo. Crecí en un pueblo no muy rico, pero acá todos tienen sus casas. Quería aprender algo del mundo, hacer algo por los demás.  Aprendí algo esencial; si quieres ayudar a alguien necesitas entender su realidad”.

Ese sensación que tenía Howell de tomar acción para generar un cambio se materializó en la ciudad de Granada, una localidad de Nicaragua donde conoció a Evan Durán quien junto con su esposa tenían un restaurante.

Duran recuerda que vio a Howell y sus amigos dar comida a la gente de la calle.

“Mi sugerencia fue recomendarles una fundación que prevenga que los niños sigan pidiendo limosna en las calles, una fundación que brinde opciones alternativas para mitigar la mendicidad”, contó Durán, actualmente director regional e intermediario intercultural del proyecto entre Guatemala y Nicaragua.

Cuando llegó el momento de regresar a Estados Unidos, Howell conoció uno de los mercados más grandes de Nicaragua, ubicado en Managua. “Las mujeres vendían sus pulseras artesanales a ocho o diez Córdobas (entre 24 y 29 centavos de dólar)”, recordó.

Así llegó la idea de transportar las pulseras de Nicaragua a los Estados Unidos para venderlas a cinco dólares, un precio al que jamás se pudría vender en el país centroamericano.

“Compramos trescientas pulseras y las vendimos a nuestros conocidos y en las universidades en donde estudiábamos. Vendimos todo y enviamos lo recaudado a los artesanos”, aseguró Howell.

Con el tiempo The Pulsera Project ha crecido debido a su capital humano. Actualmente trabajan para la organización doscientos cincuenta artesanos de Nicaragua y Guatemala. Un 70% son mujeres 30% son hombres. “Es un trabajo flexible, ellos son proveedores de pulseras, no tienen horario, pueden realizarlo desde sus casas, en la universidad…”, explicó Durán.

Tanto Howell como Duran coincidieron que el proyecto tiene como objetivo capacitar y educar de manera bilateral, “enseñado que en las interacción entre culturas ninguna es más que otra”.

 

En escuelas de EEUU

The Pulsera Project ha crecido y actualmente trabaja con 2,800 escuelas y universidades de Estados Unidos. 50 de ellas están ubicadas en Carolina del Norte.

“El dinero recaudado se divide en tres partes “Un tercio para operaciones en los Estados Unidos vinculado al programa de “servicie learning¨ encargado del desarrollo de todas las actividades didácticas para las escuelas, otro tercio en compra de pulseras, para los artesanos y los programas de bienestar que realizamos con ellos, otro tercio va para el fondo de impacto dotaciones o préstamos a cero intereses a organizaciones sociales como nosotros o iniciativas comunitarias”, señaló Durán. “Todo lo que recaudamos en resumen se invierte en educación, empleo e impacto”.

 

Artesanos favorecidos

El proyecto ha ayudado a mejorar la calidad de vida de muchos de sus artesanos como es el caso de Gabriela Silva, madre soltera de dos niñas y quien en sus inicios comenzó a vender pulseras en la calle hasta hace cinco años, cuando ingresó a formar parte del grupo de artesanos que alberga la organización.

“Me ayudaron con una beca para aprender inglés y me construyeron el techo de mi casa. Si mis hijas se enferman yo pago la consulta, pago la medicina y luego la organización me reembolsa el dinero. La organización tiene un dinero destinado para los artesanos para salud. Ellos pagan el 80%, es una muy buena ayuda”, dijo Silva.

Algo que ha encontrado la señora Gabriela aparte de los beneficios es estabilidad económica “Tenemos un pago fijo, entonces eso ayuda mucho”.

Finalmente Duran sostuvo que el proyecto busca educar jóvenes de los Estados Unidos a ser ciudadanos globales más conscientes y entender como las acciones tienen impacto sea positivo o negativo en la gente.

“Nuestro enfoque es humanista. Esto no es un proyecto unilateral para Centro América, el proyecto es para educar gente de ambos lados”.

Niños de la escuela Hopewell Elemtary School que se involucraron en el proyecto de la venta de pulseras artesanles.

 

ESCUELAS  DE CAROLINA DEL NORTE QUE PARTICIPAN EN THE PULSERAS PROJECT

En Carolina del Norte las pulseras artesanales han llegado a poner color en aproximadamente a 50 instituciones educativas como:
• Allegheny High School,
• Appalachian State,
• Arendell Parrott Academy,
• Caldwell Early College High School,
• Cedar Ridge High School,
• Cumberland Polytechnic High School,
• Currituck County High School,
• Daniels Middle School,
• Dilworth Elementary School,
• East Carolina University,
• East Chapel Hill High School,
• East Henderson High School,
• East Wake Academy,
• Elkin High School,
• Elon University, Gaston Day School,
• Greensboro Day School,
• Independence High School,
• J.H. Rose High School,
• John T Hoggard High School,
• KIPP Gaston Prep,
• Lufkin Road Middle School,
• North Lenoir High School,
• North Surry High School,
• Northwoods Park Middle School,
• Paisley IB High School,
• Pine Lake Prep,
• Porter Ridge Middle School,
• Powhatan Elementary School,
• Ravenscroft School, Robert B.
• Glenn High School,
• Rockingham County High School,
• Rolesville Middle School,
• Smith Middle School,
• South Caldwell High School,
• Swain County High School,
• Tar Heels Middle School,
• Turrentine Middle School,
• Tuscola High School,
• UNC Charlotte,
• UNC Greensboro,
• UNC Wilmington,
• University of Mount Olive,
• University of North Carolina,
• Wake Forest,
• Wake Young Women’s Leadership Acd
• Warren County Middle School,
• West Craven High School,
• West Iredell High School,
• West Stokes High School