Se encuentra usted aquí

UNISAL recibe premio nacional

Charlotte.- La organización no lucrativa UNISAL, fue premiada el pasado 9 de mayo en Hawái con el galardón Do Good (Hacer el Bien), que otorga la Fundación del National Life Group a causas.

“Este reconocimiento nos llega en un tiempo apropiado en el que tenemos planes en UNISAL de desarrollar nuevas iniciativas”, dijo Ana Miriam Carpio, presidenta de la organización de base, quien recibió personalmente el premio en un evento denominado Conferencia de Campeones.

El galardón, que se da a instituciones que hacen el bien a la comunidad, entrega 7,500 dólares en la categoría de premio mayor, que fue el obtenido por UNISAL, para subsidiar sus programas de servicio comunitario.

El National Life Group fue fundado en 1848 y su fundación creada en 2006 tiene como objetivo hacer el bien  apoyando a organizaciones sin fines de lucro y educativas.

UNISAL fue iniciada por Carpio, como Unión Salvadoreña, “para responder a las necesidades de miles de salvadoreños que sufrieron el terremoto en El Salvador el 13 de enero de 2001”.

Su primera presentación pública fue el 10 de marzo de ese mismo año, con el propósito de ayudar a la comunidad salvadoreña en Estados Unidos, para procesar el Estatus de Protección Temporal (TPS) para los salvadoreños.

Actualmente UNISAL se identifica como Unidad Nacional de Hispanos Aliados, pero su trabajo ha estado enfocado a servir primordialmente a la comunidad centroamericana de Charlotte.

UNISAL desarrolló una intensa campaña para defender a los jóvenes centroamericanos que fueron arrestados por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas en 2016.

Igualmente, ha tramitado la renovación de TPS para los beneficiados salvadoreños, hondureños y nicaragüenses. En su sede de Sugar Creek ha sido sede de consulados móviles de El Salvador, Honduras y Guatemala.

En 2017 se le autorizó para operar una ventanilla consular, para hacer trámites para los nacionales salvadoreños. Durante años ha hecho entrega de regalos de Navidad para menores necesitados en diciembre.

En 2018, llevó a Boston al menor deportista Anthony “Chato” Moncada, para buscar una cura para un mal que le afectaba la movilidad.

“Chato” logró recuperarse de la enfermedad que le impedía funcionar normalmente, después de haber sido víctima de “bullying” u hostigamiento.