Se encuentra usted aquí

Los planes del presidente Biden para el futuro de la inmigración

Cuando Donald Trump anunció por primera vez que se postulaba para ser presidente de los Estados Unidos, su plataforma de “Hacer que América sea grandiosa de nuevo” ya tenía connotaciones racistas y antinmigrantes. Ese día en junio de 2015, Trump pronunció unas palabras que nunca hemos de olvidar: “Los Estados Unidos se han convertido en un vertedero para los problemas de todos los demás .” Él dijo que quienes vienen de América Central y Sudamérica traen drogas, crimen, y son violadores.

Ya siendo presidente de este país, en enero del 2018, durante una reunión para hablar sobre las medidas de protección para inmigrantes de varios países, Trump preguntó: “¿Por qué debemos tener aquí a toda esta gente de países de mierda? ¿Por qué necesitamos más haitianos?" No es un secreto que la Administración del actual presidente quiere expulsar a los inmigrantes y hacer todo lo posible, de forma legal o no, para complicar y desalentar los esfuerzos de las personas que desean legalizarse.

Desde que Trump asumió el cargo de presidente de este país en enero de 2017, los inmigrantes han tenido que vivir con temor e incertidumbre acerca de su futuro. Es por ello por lo que los resultados de las elecciones presidenciales de este año vienen cargados de esperanza, ya que el fin de la administración de Trump significaría también el fin de sus políticas racistas, antisemíticas y antinmigrantes.

La Administración entrante trae ideas proinmigrantes, radicalmente distintas a las de la Administración del presidente Trump. Las nuevas propuestas demuestran que hay maneras de cumplir con nuestras leyes inmigratorias sin apuntar a determinadas comunidades, violar el debido proceso, o separar a familias. Lo siguiente es un resumen del plan de presidente electo Joe Biden:

En sus primeros días de oficina, Biden promete rescindir el veto migratorio contra países de mayoría musulmana.  Desde el punto de vista de Biden, esta póliza de Trump es moralmente incorrecta, y no hay evidencia que sugiera que la implementación de esta práctica hace más segura a nuestra nación.

Biden también promete restaurar el programa de los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) y expandir el programa de Acción Diferida para Responsabilidad de los Padres (DAPA, por sus siglas en inglés), los cuales tienen su origen en la Administración de Obama. El plan de Biden también abrirá caminos para que los Dreamers puedan solicitar ayuda federal para sus estudios.

Otra iniciativa que tuvo origen en la Administración de Obama y que Biden quiere reintegrar, es el programa de Menores Centroamericanos. Bajo este programa, padres con estatus legal en los Estados Unidos podrían aplicar para traer a sus hijos que se encuentran en América Central como refugiados o con libertad condicional.

Con la Administración actual, varios países como El Salvador, Haití, Nicaragua, Sudán, Nepal y Honduras esperaban perder su protección bajo el programa de TPS en marzo de 2021. Biden no solo reinstaurará el programa de TPS, sino que también tiene planes de ofrecer un camino hacia la ciudadanía para aquellas personas que han vivido en los Estados Unidos con TPS por mucho tiempo.

Biden además restaurará el sistema de aplicaciones de asilo, ya que, bajo la Administración de Trump, personas que buscaban asilo han tenido que esperar en la frontera de México por largo tiempo antes de poder solicitarlo. Esto, en efecto, ha puesto en peligro las vidas de miles de personas que han quedado desprotegidas ante la violencia, extorción, y explotación de los carteles.

Bajo las leyes inmigratorias, el esposo, el padre, o el hijo menor de edad de un ciudadano americano es considerado un “pariente cercano.” Esta designación permite que ese esposo, padre, o hijo aplique para un ajuste de estatus para obtener la residencia permanente sin tener que estar sujeto al límite anual de visas para familiares y esperar una eternidad para concluir el proceso. Biden expandirá esta designación para incluir también a los esposos e hijos de residentes permanentes, eximiéndolos de la limitación de visas anuales.

La visa U, proporcionada para proteger a los inmigrantes que son víctimas de un crimen violento que ocurrió dentro de los Estados Unidos y que han cooperado en la investigación del crimen, tiene un límite anual de 10,000 solicitudes. Este límite causa largas esperas para los solicitantes, a veces de cuatro o cinco años, antes de que Inmigración apruebe su visa U.  La Administración de Biden planea triplicar este número, lo que supondría la agilización de los tiempos de procesamiento de dicha visa.

Finalmente, Biden ha dicho que rescindirá la regla de la carga publica que busca negar la residencia a solicitantes a quienes los oficiales de inmigración determinen que en cualquier momento tengan probabilidades de convertirse en una carga pública para el gobierno. Sin embargo, como esta regla fue implementada por proceso regulatorio, los expertos esperan que su rescisión tome más tiempo.

Tal parece que la Administración de Biden trae mucha esperanza para aquellos que se han visto frustrados con sus casos inmigratorios. Y nosotros, conocedores de que todos estos cambios favorecerán a muchas familias inmigrantes, nos ponemos a su disposición para ayudarles. Consúltenos al (919) 225-3963.

Daniela Benton, Abogada

Raleigh Office
9121 Anson Way
Raleigh, NC 27615

Durham Office
2310 South Miami Boulevard,
Suite 235
Durham, NC 27703

Tags