Se encuentra usted aquí

La moda "modesta" no quiere ser solo musulmana

Moscú, 28 feb (EFE).- La moda inspirada en el Islam y bautizada como "modest fashion" se presenta como una tendencia que ha traspasado los cánones religiosos para dar a la mujer la opción de vestir diferente e ir a la última.

"Es sobre la mujer, su modo de vida y su elección de vestir diferente, independientemente de la religión", dijo a Efe la cofundadora de la plataforma especializada Modest Russia, Dilyara Sadrieva.

Esta semana una sección de la ropa "discreta" participó por primera vez en la Collection Première Moscow (CPM), la feria de referencia en el sector de la confección textil en Rusia y Europa del Este.

En el marco del evento también tuvo lugar la presentación oficial de la tendencia de moda que gana cada vez más adeptos en todo el mundo, haciendo que muchas marcas lancen colecciones enfocadas en las clientas "modestas".

"No se puede monopolizar esta tendencia, el decoro no se puede usurpar", explicó Sadrieva, que hace casi dos décadas fue una de las pioneras en la confección de ropa de moda que respondía a la demanda de las mujeres musulmanas en Rusia.

No obstante, pronto entendió que esos atuendos traspasaban los márgenes del "islamic fashion" y apuntaban a un mercado más amplio.

Por eso, la diseñadora se muestra contraria a definir una moda como "musulmana", ya que, asegura, se trata de ropa que se pueden poner todas las mujeres tanto las que profesan una creencia religiosa como las que no.

"La tendencia nació de la mano de las mujeres musulmanas que buscaban ir cubiertas y a la moda, sin embargo, no es correcto encasillarla", insiste y agrega que se trata de un concepto más amplio e "inclusivo".

Con todo, un lugar muy importante en el nicho del mercado "modest", lo ocupan las prendas del segmento de lujo, asequibles solo para las mujeres con un alto poder adquisitivo y miembros de la realeza oriental.

De hecho, la jequesa Mozah de Qatar y la reina Rania de Jordania han optado por la ropa "modest" confeccionada por conocidas diseñadoras rusas para algunos se sus estilismos reales, recordó Sadrieva.

Ya con los pies en el suelo, una de las marcas más populares entre las clientas "modest" es Zara, sostiene la experta.

Y es que la empresa española ofrece una gran variedad de piezas que se pueden combinar de distintas maneras, creando en particular unos "looks" muy recatados.

Una de las diseñadoras que trabajan en estilo "modest" y participaron en la presentación de esta tendencia en Moscú fue Svetlana Levadnaja, creadora de la marca Levadnaja Details, basada en una mezcla de la cultura rusa con tradiciones modernas.

"Tomé la decisión de vestir a la mujer rusa y no desvestirla", apuntó la diseñadora, cuyos vestidos con bordados y aplicaciones cuestan entre 200.000 y 300.000 rublos (entre 3.000 y 4.500 dólares).

Levadnaja reconoció que quedó muy sorprendida al ver que compradoras de Oriente Medio mostraron interés por sus estilismos, impregnados de la cultura rusa, puesto que hasta hace poco no era consciente de que sus diseños respondían a la demanda del mercado "modest".

Mientras, la diseñadora Rusudán Kobyakova, autora de la marca Rusiko, indicó que comenzó a trabajar para el mercado "modest" mucho antes de la consolidación de esta tendencia de moda.

"Creé mi marca cuando la tendencia aún no se había gestado. Era algo novedoso y había gente que miraba (la ropa) como si estuviera (viendo un animal exótico) en el zoo", recordó al tiempo de subrayar que sus primeras colecciones buscaban "unir Oriente y Occidente".

Con todo, y pese a que el mercado de "modest fashion" continúa siendo mayormente musulmán, cada vez más jóvenes sucumben a la tendencia, cansadas de la oferta de las grandes cadenas de ropa.

"Soy fan de la ropa modesta, pero no sabía que se llama así. Simplemente no me gusta mostrar mucho el cuerpo, porque quiero que en primer lugar me vean a mí y no lo que visto. Y si puedo ser moderna siendo fiel a mí misma, habré ganado dos veces", comentó la moscovita Aliona a la salida de la feria CPM.

Anush Janbabian

Tags