Se encuentra usted aquí

El Parlamento de Nicaragua rechaza el embargo comercial de EE.UU. a Cuba

Managua, 17 oct (EFE).- La Asamblea Nacional de Nicaragua, de mayoría oficialista, aprobó este jueves una declaración de rechazo al embargo que Estados Unidos impone a Cuba desde 1960.

La declaración política, denominada "Rechazo al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por el Gobierno de los Estados Unidos de América en contra de la hermana República de Cuba", fue aprobada por los diputados sandinistas y sus aliados, que son mayoría absoluta en el Parlamento.

En la declaración, el Congreso nicaragüense rechaza de manera categórica y pública "el ilegal, cruel e injusto" embargo impuesto por Washington a Cuba, "el cual constituye una violación al Derecho Internacional y la libre determinación de los pueblos".

Asimismo, condena "la conducta belicosa y fracasada de EE.UU. en contra del mundo y en particular contra Cuba, mediante la aplicación de la "obsoleta y criminal" Ley Helms-Burton, cuyas acciones criminales constituyen el principal obstáculo para el desarrollo socioeconómico y la consecución plena de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de ese país.

En la declaración también se exige a Estados Unidos el levantamiento del "brutal bloqueo" que el Gobierno de Donald Trump ha endurecido mediante su política internacional de mayor agresión a Cuba, y expresa su respaldo a favor de que se levante ese embargo.

Esa declaración legislativa será enviada al Gobierno y Congreso de Estados Unidos, a través de su embajada acreditada en Nicaragua, y al Gobierno y la Asamblea del Poder Popular de Cuba, a través de su representación diplomática en Managua.

"Esta declaración reafirma la voluntad de autodeterminación de los pueblos en general", dijo en el pleno el tiular de la Asamblea Nacional, el sandinista Gustavo Porras.

Cuba suele usar la plataforma de la ONU para pedir el fin del embargo comercial y económico sobre la isla. Desde 1992, cada año, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprueba un texto que no tiene carácter vinculante, pero en el que se insta a EE.UU. a acabar con el bloqueo y se resaltan sus efectos negativos.

Desde que llegó a la Casa Blanca en enero de 2017, el presidente Donald Trump ha endurecido la política hacia Cuba con reducciones del personal diplomático, el aumento del embargo comercial, restricciones a los cruceros y limites a los viajes de estadounidenses a la isla, aunque los vuelos comerciales siguen operando con normalidad.

Tags