Se encuentra usted aquí

Berlusconi rehúsa declarar en juicio a amigo condenado por negociar con mafia

Roma, 11 nov (EFE).- El exmandatario italiano Silvio Berlusconi se acogió a su derecho a no declarar como testigo de la defensa de su histórico amigo y colaborador Marcelo Del'Utri en el juicio de apelación tras la condena a doce años por ser participe de negociaciones entre el Estado y la mafia en los años 90.

El líder de Forza Italia y actualmente eurodiputado no pudo abstenerse de presentarse hoy en el tribunal de Palermo, en Sicilia, ya que había sido llamado como testigo, pero invocó su facultad de no responder, como le recomendaron sus abogados.

Los mismos jueces recordaron al exmandatario que está siendo investigado en Florencia sobre atentados de la mafia en 1993 y que cualquier declaración podría ser utilizada también para esta investigación.

La Fiscalía de Florencia reabrió el pasado septiembre esta investigación después de recibir de la Fiscalía de Palermo una serie de escuchas en la cárcel del jefe de Cosa Nostra, la mafia siciliana, Giuseppe Graviano, en relación con la serie de atentados cometidos en Florencia, Roma y Milán en la década de 1990.

En una de estas Graviano confesaba que el exmandatario Silvio Berlusconi le pidió un favor cuando este quería dedicarse a la política y que después le "traicionó".

Berlusconi también negó el permiso para ser grabado o fotografiado durante en la sala, por lo que la presencia del tres veces primer ministro italiano en la llamada aula bunker de la cárcel del Ucciardone en Palermo, sede de importantes juicios contra la mafia, duro solo dos minutos.

La audiencia se aplazó hasta el 25 de noviembre, cuando se continuará examinando la apelación de Dell'Utri, quien fue brazo derecho del empresario y cofundador de Forza Italia y senador del partido durante años.

Según los medios italianos, las personas cercanas a Dell'Utri expresaron sorpresa y enfado, así como amargura por no poder contar con la declaración

Dell'Utri no participó en la vista ya que se encuentra en arresto domiciliario para cumplir la sentencia a siete años a la que fue condenado por asociación mafiosa en otro juicio.

Mientras había sido condenado en primera instancia en el proceso iniciado en 2013 tras cinco años de investigaciones, sobre la negociación entre políticos, policías, altos funcionarios y mafiosos sicilianos durante la década de 1990 para cesar los atentados con los que "Cosa Nostra" intimidaba al Gobierno para que detuviera su ofensiva.

Según la sentencia, Dell'Utri había sido el mediador entre la Cosa Nostra y Berluconi con el fin de garantizar su seguridad y la de su familia antes de su entrada en política a principios de los 90.

En ese periodo fueron asesinados representantes del Estado como el parlamentario democristiano Salvo Lima en 1992 o, ese mismo año, los jueces antimafia Giovanni Falcone y Paolo Borselino, además de varios atentados en Florencia (centro), Milán (norte) o Roma.

Tags