Se encuentra usted aquí

Borrell se estrena ante los ministros de la UE pidiendo unidad para ser potencia global

Bruselas, 9 dic (EFE).- El nuevo alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, el español Josep Borrell, presidió este lunes el primer Consejo de ministros del ramo de su mandato con un llamamiento a la "unidad" y al "realismo" para que la diplomacia de la UE gane peso a nivel global.

"Realismo, unidad, asociaciones", defendió Borrell en una rueda de prensa al término de la reunión, en la que dijo estar dispuesto a dar un "impulso fresco" a un Consejo limitado a menudo por la unanimidad necesaria en la UE para tomar decisiones en política exterior.

Borrell llegó a la cita habiendo expuesto a los titulares de Exteriores y Defensa comunitarios sus intenciones y método de trabajo para los próximos cinco años en una carta que les remitió el pasado día 5.

"Para tener éxito, tenemos que trabajar por la unidad interior y luchar por nuestro éxito en el extranjero", advertía Borrell en la misiva, a la que tuvo acceso Efe, en la que alertaba además de los peligros de un mundo en el que la UE no puede ignorar que "el comercio, la tecnología, el dinero y los datos son utilizados como armas".

ÁFRICA Y AMÉRICA LATINA, PRIORITARIAS

En esta primera sesión presidida por Borrell, los ministros se centraron en la necesidad de una nueva estrategia para África, que sufre una "enorme presión demográfica" y que es considerada como la "prioridad más acuciante" para la política exterior comunitaria.

Lograr una "estabilidad sostenible" en el Sahel, región afectada por el terrorismo yihadista, y "hacer más" por la pacificación de Libia, figuran igualmente entre las prioridades de Borrell.

Los ministros abordaron también hoy el memorando de entendimiento entre Turquía y Libia, que extiende la zona económica marítima turca hasta aguas de Grecia y cuya legalidad la UE sigue estudiando, pero que ya ha provocado "gran preocupación" por su repercusión para los intereses europeos.

Otro asunto en la agenda de hoy era la crisis en Bolivia tras la dimisión y salida del país del presidente Evo Morales. Borrell destacó que la UE "ha sido muy activa" a la hora de pedir moderación a todas las partes y la celebración de unas elecciones justas y libres.

"Bolivia es parte de una situación preocupante en América Latina", recalcó Borrell, quien llamó la atención sobre que "en los últimos cinco años, no ha habido ninguna cumbre entre América Latina y la UE".

"Eso tiene que ser corregido y abordarlo será una de mis prioridades durante mi mandato", subrayó.

FUTURO MARCO PARA SANCIONAR A VIOLACIONES DE LOS DERECHOS HUMANOS

Los ministros también lograron superar hoy sus diferencias en torno a la creación de un marco legal que permita a la UE imponer sanciones por violaciones graves de los derechos humanos y decidieron unánimemente dar vía libre a la preparación técnica de esa legislación.

Según Borrell, sería el equivalente europeo a la ley estadounidense que lleva el nombre del abogado ruso Serguéi Magnitski, quien murió, tras ser detenido, en una prisión de Moscú en 2009 después de investigar un supuesto gran fraude fiscal perpetrado por funcionarios rusos.

IRÁN Y UCRANIA, EN EL PUNTO DE MIRA

Sobre el acuerdo nuclear iraní, maltrecho por la retirada del mismo de Estados Unidos y las consecuentes infracciones en las que ha empezado a incurrir Irán, Borrell destacó que las potencias que aún lo apoyan "lo quieren preservar".

"Mantener este acuerdo vivo es una responsabilidad compartida", advirtió.

Por lo que respecta a la cumbre de hoy en París bajo la medición de Francia y Alemania entre los presidentes de Rusia, Vladímir Putin, y de Ucrania, Vladímir Zelenski, para intentar buscar una salida al conflicto separatista prorruso en el este ucraniano, Borrell dijo que se aprecian "mejoras" y confió en que esa cita "sea otro paso para la solución pacífica del conflicto".

"Nadie está pensando en retirar acciones sin tener resultados sobre los asuntos que motivaron esas acciones", precisó sobre las sanciones económicas que la UE mantiene a Rusia ante el incumplimiento de los acuerdos de paz de Minsk en el este ucraniano.

Por otra parte, hoy anunció Borrell que el Consejo de Exteriores de enero dedicará un punto a abordar el conflicto palestino-israelí, un asunto que crea "división".

"Seguimos pidiendo una solución negociada de dos Estados, pero para ello tenemos que ayudar y animar a ambas partes a entrar en una negociación seria y creíble", indicó, al tiempo que recordó que el reconocimiento de un Estado palestino no compete a la UE sino individualmente a cada Estado miembro.

BALCANES, TURQUÍA Y EL EQUILIBRIO GEOESTRATÉGICO

Al margen de los asuntos tratados en el Consejo de hoy, Borrell desgranó en su carta a los ministros otros temas a los que dará prioridad en su mandato, como el "anclar con solidez a los Balcanes occidentales dentro de la UE", la normalización de las relaciones entre Serbia y su exprovincia Kosovo que auspicia la Unión o un acuerdo sobre "cómo manejar el proceso de ampliación".

Tras la negativa de Francia a abrir negociaciones de adhesión con Macedonia del Norte y Albania, el comisario europeo de Vecindad, Olivér Várhelyi, consideró hoy que habría que "poder avanzar y corregir el error cometido" e iniciar el proceso con ambos países "la próxima primavera".

En su misiva, Borrell también se refiere a Ankara y señala que, "basándonos en un concienzudo análisis, debemos considerar implicarnos en un diálogo cándido con Turquía, incluyendo al más alto nivel", tras recordar que las acciones de ese país candidato a entrar en la Unión y aliado en la OTAN tienen "un impacto de seguridad clave en la UE".

Borrell considera, además, que se observa "el renacimiento de la competencia geoestratégica" entre China, Rusia y Estados Unidos -que seguirá siendo un "socio clave y aliado"-, mientras que la UE tiene "la opción de convertirse en un jugador, un verdadero actor geoestratégico", o ser simplemente "el terreno de juego".

Rosa Jiménez

Tags