Se encuentra usted aquí

El Gobierno de Guatemala declara calamidad por riesgo de derrumbe en dos colonias

Guatemala, 16 nov (EFE).- El Gobierno de Guatemala volvió a declarar este sábado un estado de calamidad por el riesgo de deslizmientos en dos colonias en el municipio metropolitano de Villa Nueva.

Más de 190 familias vivían en una zona proclive a deslizamientos y desde el pasado 4 de noviembre, el Gobierno intentó declarar la calamidad para desalojar a las personas, pero el Congreso no lo refrendó, por lo que este día y tras un sismo de 5,3 grados ocurrido el miércoles, el Ejecutivo insistió en la medida.

"Habíamos presentado un estado de calamidad que no fue aprobado y, ante las circunstancias, derivado del aparente terremoto, las cosas se han complicado para quienes viven ahí", expuso el presidente en funciones, el vicepresidente Jafeth Cabrera, durante la declaratoria.

El secretario general de la Presidencia, Carlos Martínez Gularte, leyó el acta contenida en el decreto 6-2019, la que detallaba que las colonias Regalito de Dios y Nueva Esperanza, de Ciudad Peronia, en la zona 8 del municipio de Villa Nueva, están en riesgo por "el desplazamiento de tierra".

Este movimiento ha producido "pérdidas materiales y daños a la infraestructura de vivienda, escolar y de salud, afectando también la actividad productiva y el desarrollo humano", leyó Martínez.

El objeto del estado de calamidad será "mitigar, reestablecer la infraestructura, servicios esenciales y evitar mayores consecuencias", dijo Martínez, por lo que este mismo sábado fue remitido el decreto al Congreso y el próximo lunes se hará la publicación en el diario oficial.

Por su parte, el subsecretario de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), Walter Monroy, explicó que la entidad realizó un recorrido el martes pasado en la hondonada, debajo de Ciudad Peronia, donde geólogos e ingenieros detectgaron "algunas cárcavas" y "desprendimientos de material derivado del sismo".

Los desprendimientos se han dado por la "gran saturación" y el estado del material "nos deja una ladera muy inestable", aseguró Monroy, pues "la capacidad soporte del área está comprometida, tanto con la carga muerta como la viva que tiene esta área".

En la zona aún continúan viviendo 124 familias, de las 197 que vivían originalmente. "Hemos evacuado de Nueva Esperanza a 10 familias y de Regalito de Dios, 39, y aún faltan por retirar 74".

El Ministerio de Desarrollo Social ha apoyado a las personas albergadas con raciones calientes de comida los tres tiempos de alimentación, además de que la Conred dotó a las familias con pilas para lavar y mantener "el aseo de la ropa", dijo Monroy.

El subsecretario explicó que en la ladera se hará "trabajos mínimos de estabilización del talud como resultado a corto plazo" y es por eso "que es tan importante evacuar a las familias", además del riesgo latente al deslizamiento.

Tags