Se encuentra usted aquí

El virus del Ébola no da respiro en la República Democrática del Congo

Ginebra, 23 ago (EFE).- El virus del Ébola no da respiro en la República Democrática del Congo (RDC), donde la tasa de mortalidad se eleva al 67 % entre los infectados, pues aunque el ritmo de contagios se ha reducido, la extensión geográfica del brote epidémico sigue aumentando.

"Estamos ganando contra el virus en cuanto a la intensidad de la transmisión, pero no conseguimos evitar que se siga expandiendo a otras áreas", reconoció hoy el director del Programas de Emergencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Michael Ryan.

El experto, que es una de las figuras que desde la OMS lidera las operaciones para frenar este brote, hizo un repaso de la situación de las últimas semanas y señaló que desde hace tres se observa una reducción de los nuevos casos.

"Esperamos que esto continúe así, pero debemos ser claros en que el riesgo de que (el virus) resurja es alto", reconoció.

Los casos de ébola en la RDC totalizan los 2.934, de los cuales 1.965 han muerto, según cifras actualizadas al pasado día 21.

En las diez últimas semanas se ha detectado una media de ochenta casos semanales, pero con una tendencia decreciente desde inicios del mes.

En estos días, la prioridad para la OMS y otras organizaciones que trabajan en el terreno contra el ébola es entender de dónde viene el virus, ya que, apenas una persona es identificada como sospechosa de haberlo contraído, se le aisla y se vacuna a todos aquellos con los que haya tenido contacto.

Ryan dijo que, como ha sido el caso desde el inicio de este brote, la inseguridad y la desconfianza siguen siendo los obstáculos principales para poner a raya al virus, aunque también en este sentido se empieza a notar que la confianza se va afianzando poco a poco en las comunidades.

"La confianza entre la gente aumenta porque entiende más y más que los tratamientos y vacunas que se ofrecen son efectivos... aunque nos queda camino por recorrer", declaró el alto funcionario de la OMS.

Relató que todavía hay gente en las regiones afectadas por el ébola que creen que acudir a un centro de tratamiento "es ir para morir", que las vacunas en lugar de prevenir propagan el mal y que los tratamientos no son para sanar, sino para terminar con los enfermos.

Ryan responsabilizó de todo ello a bulos que se difunden mediante las redes sociales o a través de grupos de conversación.

Tags