Se encuentra usted aquí

La "Contra" se une a la oposición en Nicaragua para desafiar a Ortega, sin armas

Managua, 16 feb (EFE).- La Fuerza Democrática Nicaragüense (FDN), que en los años de 1980 conformó la agrupación armada conocida como la "Contra", se unió este domingo a la opositora Coalición Nacional, para enfrentar nuevamente al presidente Daniel Ortega, y descartó una participación armada.

"Estamos enfrentando al mismo enemigo de los años 80, con una dictadura más refinada (…) el método de los años 80 fue la vía armada, el método armado ya no existe, ni lo habrá tampoco, de eso quedemos claros", dijo el líder de FDN, Luis Fley.

La "Contra" fue conocida por haber recibido financiamiento de Estados Unidos para combatir a los sandinistas, que bajo el liderazgo de Ortega estableció un Gobierno con características comunicas en Nicaragua entre 1980 y 1990.

"Los americanos han sido claros conmigo, que no va a haber una Contra II, las acciones que desarrolló la contra la están desarrollando las presiones económicas", explicó Fley, en relación al apoyo que recibe la oposición de Nicaragua por parte de Estados Unidos.

El conflicto interno de hace cuatro décadas dejó decenas de miles de muertos en Nicaragua, y fue recordado este domingo, durante la conmemoración del aniversario 29 del asesinato del excoronel somocista Enrique Bermúdez, fundador de la organización antisandinista.

El apoyo estadounidense a la oposición se ha observado principalmente en sanciones económicas contra familiares y allegados de Ortega, por la reciente muerte, arresto o desaparición, de cientos de opositores desde el estallido social contra el Gobierno sandinista en abril de 2018.

El coordinador de la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que forma parte de la Coalición Nacional, Juan Sebastián Chamorro, dijo alegrarse por la adhesión de FDN a la opositora Coalición Nacional, conformada por diferentes agrupaciones opositoras, entre ellas la Unidad Nacional Azul y Blanco, con el objetivo restablecer la democracia en Nicaragua.

La "Contra" fue un ejército rebelde que contaba con unos 25.000 miembros de la FDN, liderada por Bermúdez, que tomó las armas contra el Gobierno de Ortega hace cuatro décadas, y que recibió financiamiento de Estados Unidos, para derrocar a los sandinistas.

Chamorro sostuvo que Ortega importó a Nicaragua una "ideología extraña", basada en la "doctrina del odio, falsa solidaridad a los pobres, irrespeto a los símbolos religiosos", en referencia al comunismo.

Asimismo afirmó que las elecciones de 1990, que interrumpieron 10 años de Ortega en el poder y enterraron el conflicto armado, fue un "triunfo de la Contra".

El líder de la Unidad Nacional, Félix Maradiaga, sostuvo que, tras perder las elecciones de 1990, Ortega continuó "asesinando de manera selectiva", ya que "su régimen dictatorial no está cometiendo este acoso a partir de ayer, lo ha estado haciendo desde hace décadas. Es un régimen podrido".

Tanto la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), como la oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh), han responsabilizado al Gobierno de Ortega es responsabilizado por la violencia que ha dejado entre 328 y 684 muertos en 22 meses.

Ortega, quien reconoce 200 muertos, sostiene que se defiende de un "golpe de Estado fallido".

Un proceso de aplicación de la Carta Democrática Interamericana está en marcha en la Organización de los Estados Americanos (OEA) contra Nicaragua por rompimiento del orden constitucional, que de ejecutarse, suspendería al país del organismo.

Tags