Se encuentra usted aquí

El gobierno antiinmigrante de Trump es real

La semana pasada escribí en esta columna que la comunidad inmigrante y las organizaciones que los respaldan deben prepararse para un futuro nada positivo con respecto a las políticas migratorias que posiblemente va a seguir el presidente electo Donald Trump.

Fue un mensaje basado en el análisis de los hechos, en las declaraciones dadas por el entonces candidato republicano a la Presidencia y en las reacciones de odio de un segmento extremista de sus seguidores reportadas por el Southern Poverty Law Center.

Esta semana, más hechos corroboran lo dicho en esta columna la pasada semana.

En un correo electrónico escrito por Alan Cross, el coordinador regional para el Sureste de la organización nacional  Bibles, Badges, Business (BBB) for Immigration Reform w/ Evangelical Immigration Table (EIT/BBB), Cross hace un reporte sobre el estado del ministerio de abogacía e inmigración en el Sureste.

Cross pasó una semana en Washington reuniéndose con  expertos, ministros líderes, activistas de inmigración, así como con representantes de siete oficinas del Congreso y dos del Senado. En total, el equipo de EIT/BBB tuvo reuniones con representantes de 40 oficinas congresionales y estas son sus conclusiones sobre lo que prepara el gobierno entrante de Trump con respecto a inmigración:

1. Todo lo que estamos escuchando señala que DACA será eliminada al comienzo de la Administración Trump. No sabemos si será eliminada inmediatamente o gradualmente a medida que a los beneficiarios de DACA se les acabe su periodo de protección de 2 años. Los actuales beneficiarios de DACA estarían entonces sujetos a deportación y no podrían trabajar.

2. Una legislación será presentada de inmediato para la construcción del muro, así como la aplicación de otras restricciones  migratorias a nivel interno. Esta legislación será introducida después de que el Congreso entre en sesión el 3 de enero.

3. Reducción de visas en general, especialmente de países que patrocinan o contienen terrorismo. .

4. Reducción del número de refugiados, especialmente de países donde hay terrorismo o donde hay enemigos de EU.

5. Deportación de extranjeros ilegales criminales. Los números que se reportan son 2-3 millones, pero este es un número mucho mayor de los que se consideran realmente como criminales.

6. Perseguir a los empleadores que contratan inmigrantes indocumentados a través de multas y enjuiciamiento.

7. Empezar a hacer la vida incómoda al resto de los inmigrantes indocumentados para empujarlos a la auto deportación. No estamos claros cómo sería esto, pero en intentos pasados ​​ en estados como Arizona y Alabama han resultado en un tratamiento cruel a los inmigrantes indocumentados y en múltiples violaciones de la libertad religiosa, como se ha visto afectado y amenazado el ministerio de iglesias para inmigrantes”.