Se encuentra usted aquí

Las voces unidas contra el odio racial

En Carolina del Norte no debe haber espacios para seres tan bajos e ignorantes como los integrantes del grupo supremacista blanco Ku Klux Klan.

Estos personajes intolerantes que rechazan todo lo que  no sea blanco y cristiano a duras penas han sobrevivido en zonas rurales de este estado y cuando tratan de salir a la luz pública, son recibidos con masivas protestas de rechazo al odio.

Así sucedió este pasado sábado, cuando cientos de personas de todas las razas y credos religiosos salieron a las calles en varias ciudades del estado para silenciar las intenciones del KKK de realizar una caravana de victoria en apoyo al presidente electo Donald Trump.

Los Loyal White Knights, del KKK tenían preparada una caravana en la localidad de Pelham, donde supuestamente tienen su sede. Este anuncio atrajo la atención de decenas de medios de comunicación locales, nacionales e internacionales. Además, generó la reacción de la comunidad y organizaciones cívicas que saben que no se debe ignorar las acciones de estos grupos de odio y por eso hay que salirles al paso para callarlos y rechazar con firmeza que no hay espacio para el odio racial y religioso.

Según un artículo publicado en el sitio de internet del periódico británico The Guardian, un grupo anti racista británico infiltró a los Loyal White Knights y durante 15 meses lograron obtener información sobre las actividades de este grupo supremacista liderado por Chris Baker, residente de Yanceville.

The Guardian reportó que  el grupo anti racista Hope No Hate obtuvo la lista de los miembros de los Loyal White Knights, que serían unos 270 individuos , entre ellos oficiales de policía.

Lo preocupante de esta investigación es que el grupo Hope No Hate encontró evidencia considerable de que los Loyal White Knights mantienen su deseo de  extrema violencia racista, tratando de explotar el clima anti-musulmán y anti-inmigrante promovido por Donald Trump durante su campaña presidencial.

“Una vez dentro, nos topamos con algunos de los peores racismos que hemos encontrado y aprendimos sobre su peligrosa ideología racista, siendo testigos de una cultura que fomentaba la violencia extrema”, dijo uno de los infiltrados, según reportó The Guardian.

Los Loyal White Knights son nuestros indeseables vecinos y debemos mantenernos vigilantes para contrarrestar cualquier acción de estos supremacistas, obviamente no con violencia, sino con demostraciones de rechazo al odio como las del sábado.

Ellos mismos se encargarán de terminar en la cárcel como le pasó a su líder Chris Baker, quien ahora enfrenta serios cargos por asaltar a uno de sus colegas del KKK cuando preparaban la caravana del sábado.