Se encuentra usted aquí

Todos son prioridad de deportación

Si quedaba alguna duda sobre el deseo del gobierno del presidente Trump de deportar a todos los indocumentados, los memorandos del Departamento de Seguridad Interna (DHS) sobre la aplicación de las órdenes ejecutivas lo confirman.

Todas las órdenes dadas por el gobierno de Obama que fijaban prioridades de detención de indocumentados quedaron eliminadas de inmediato.

Los únicos que siguen estando protegidos de la deportación son los beneficiarios de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

Estos memorandos que hacen oficial los procedimientos que deberán seguir todos los agentes de ICE y de la Patrulla Fronteriza de manera inmediata, les da completa autoridad de detener a inmigrantes indocumentados y deportarlos de manera expedita. Aunque en el memorando titulado “Aplicación de las Leyes de Inmigración al Servicio del Interés de la Nación”, dice que los agentes de ICE y la Patrulla Fronteriza  deben  priorizar las deportaciones de los indocumentados criminales, no excluyen aplicar la ley contra las personas que no tienen papeles pero que nunca han cometido una falta en este país.

“El personal del departamento tiene plena autoridad para arrestar o detener a un extranjero cuando un oficial de inmigración tenga una causa probable para creer que está en violación de las leyes de inmigración”, dice el memorando.

Y para llevar la cacería de indocumentados a sus vecindarios, están reactivando el programa de deportaciones 287g, para otorgarle a los departamentos de policía y del alguacil, la autoridad de agentes de inmigración.

Las agencias policiales que quieran unirse a esta cacería, ahora lo podrán hacer sin problema. Vamos a ver qué agencias en Carolina del Norte decidan cooperar con ICE y qué reacción puedan tomar las ciudades y la comunidad, que esperamos sea de rechazo total.

Además, el Secretario del DHS ordenó la contratación de 10,000 nuevos agentes de ICE  para aumentar la cacería de indocumentados en toda la nación.

Con estas directrices, va a ser muy difícil que las autoridades de inmigración dejen libres a los indocumentados que detengan en la frontera para que se presenten ante un juez y peleen su caso. La gran mayoría serán deportados de inmediato.

Y para acabar de completar, ahora los padres indocumentados centroamericanos que pagaron a un coyote para que su hijo pudiera escapar de la violencia pandillera en Honduras, El Salvador o Guatemala y llegara como menor no acompañado a la frontera con EU, tienen el riesgo de ser sometidos a un proceso de deportación y hasta enfrentar cargos criminales.

El dolor y el miedo nos embarga ante la crueldad y la injusticia de estas barbáricas medidas migratorias del gobierno de Trump.