Se encuentra usted aquí

En la mira servicios de citas por internet

La Comisión Federal de Comercio (FTC, por su sigla en inglés) demandó al servicio de citas en internet Match Group, Inc. (Match), propietario de Match.com, Tinder, OKCupid, PlentyOfFish, y otros sitios web de citas, alegando que la compañía usó falsos anuncios de interesados en relaciones amorosas con el fin de engañar a cientos de miles de consumidores para que compraran suscripciones pagadas de Match.com.

La agencia también alega que Match también expuso indebidamente a los consumidores al riesgo de convertirse en víctimas del fraude y se comprometió en otras presuntas prácticas engañosas y desleales. Por ejemplo, la FTC alega que Match ofreció falsas promesas de “garantías”, no les proveyó servicios a los consumidores que trataron pero no lograron disputar los cargos, y les dificultó el proceso de cancelación de suscripción.

Andrew Smith, Director del Buró de Protección del Consumidor de la FTC, dijo al respecto: “Creemos que Match.com engañó a la gente para que pagara suscripciones a través de mensajes que la compañía sabía que provenían de estafadores. Obviamente, los servicios de citas en internet no deberían estar utilizando a estafadores de romances como un medio para abultar sus ganancias.”

Match permite que los usuarios creen perfiles sin cargo en Match.com, pero les prohíbe responder mensajes si no se pasan al nivel de suscriptores pagos. Según se indica en la demanda de la FTC , Match envió emails a las personas que no estaban suscritas al servicio en los que les decían que alguien había expresado interés en ese consumidor. Específicamente, cuando las personas con cuentas gratis y sin suscripción recibían “likes”, favoritos, emails y mensajes instantáneos en Match.com, también recibían anuncios por email de parte de Match alentándolos a suscribirse a Match.com para poder ver la identidad del remitente y el contenido de la comunicación.

La FTC alega que millones de los contactos que generó Match a través de avisos que decían “llamaste su atención” provenían de cuentas que la compañía ya había identificado como fraudulentas. En cambio, Match impidió que los suscriptores existentes recibieran comunicaciones por email de una cuenta con sospechas de fraude.

Muchos consumidores compraron suscripciones debido a estos anuncios engañosos con la esperanza de conocer a un usuario real que podría ser “la persona indicada”. La FTC alega que, en lugar de eso, estos consumidores frecuentemente se habrían encontrado con un estafador. De acuerdo a los términos de la demanda de la FTC, los consumidores entraban en contacto con el estafador si se suscribían antes de que Match completara su proceso de revisión de fraude. Si Match completaba su proceso de revisión y eliminaba la cuenta por fraudulenta antes de que el consumidor se suscribiera, el consumidor recibía una notificación que indicaba que el perfil “no estaba disponible”. En cualquiera de los casos, como resultado del anuncio falso, el consumidor se quedaba con una suscripción paga de Match.com.

Los consumidores que consideraron la compra de una suscripción de Match.com generalmente no sabían que entre el 25 y 30 por ciento de los miembros de Match.com que se registran diariamente están usando Match.com con la intención de perpetrar estafas, entre las que se incluyen las estafas de romance, esquemas de phishing, publicidad fraudulenta y estafas de extorsión. De acuerdo a la demanda, en algunos meses entre 2013 y 2016, más de la mitad de los mensajes instantáneos y favoritos recibidos por los consumidores provenían de cuentas que Match identificó como fraudulentas.

Cientos de miles de consumidores se suscribieron a Match.com poco después de recibir comunicaciones de parte de perfiles falsos. Por ejemplo, de acuerdo a lo que se señala en la demanda de la FTC, el propio análisis realizado por Match entre junio de 2016 y mayo de 2018 halló que los consumidores compraron 499,691 suscripciones dentro de las 24 horas posteriores a recibir un anuncio que pregonaba una comunicación fraudulenta.

Los servicios de citas en internet, incluido Match.com, se usan frecuentemente para buscar y contactar a posibles víctimas de una estafa de romance. Los defraudadores crean perfiles falsos, entablan relaciones de confianza y luego engañan a los consumidores para que les den o les presten dinero. El año pasado, las estafas de romances se ubicaron en el primer puesto de la lista de la FTC de pérdidas totales por fraude. En 2018, la base de datos de quejas Centinela del Consumidor de la Comisión recibió más de 21,000 reportes sobre estafas de romances, y la gente reportó pérdidas por un total de $143 millones de dólares.

La FTC también alega que Match indujo a los consumidores a suscribirse a Match.com de manera engañosa prometiéndoles una suscripción gratis por seis meses en caso de que no lograran “conocer a alguien especial”, sin revelar adecuadamente que los consumidores debían cumplir numerosos requerimientos antes de que la compañía cumpliera con la garantía.