Se encuentra usted aquí

Advierten que la legislación nicaragüense es permisiva con las uniones infantiles

Managua, 18 sep (EFE).- La ONG Plan Internacional advirtió este miércoles que el marco legislativo de Nicaragua es permisivo para los matrimonios y uniones infantiles tempranas y forzadas, por lo que recomendó fortalecer las estrategias que garanticen la protección y el bienestar de las menores de edad.

Según el estudio "Niñas adolescentes en matrimonios y uniones infantiles tempranas y forzadas en Nicaragua", elaborado por Plan Internacional y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), las niñas y los niños se pueden casar a partir de los 16 años con el consentimiento de sus tutores en este país.

El director país de Plan Internacional Nicaragua, Gerardo Lara, explicó durante la presentación del estudio que los matrimonios y uniones infantiles "no se reconocen como una violación fundamental de los derechos de las niñas".

Lo cual, argumentó, significa que existe una contradicción con las políticas de protección integral hacia los derechos de la infancia.

"Esto indica que ellas no son visibles y no se reconoce que el matrimonio en la niñez actúa como freno al progreso porque priva a la sociedad del potencial y la innovación de las niñas", puntualizó.

Según el estudio, las niñas casadas viven en aislamiento, dependen de sus esposos, y tienen poco acceso a la salud, educación y protección de la violencia.

El Estado, desde el marco de sus políticas, no está cumpliendo con los mandatos de proteger los derechos de las niñas a vivir y crecer sin barreras que les impidan desarrollar su potencial, indicó Lara.

Observó que en todo el mundo actualmente existe un compromiso para avanzar en el cumplimiento de los derechos de la niñez y la adolescencia, a través de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS 2015 -2030), que abogan por la igualdad de género.

"Para cumplir con los ODS, en Nicaragua se deben fortalecer las estrategias que garanticen la protección y el bienestar de las niñas ante la discriminación y violaciones a sus derechos humanos", instó.

El estudio fue realizado con cuatro grupos poblacionales nicaragüenses: indígenas miskitu, chorotega, creole y mestizos, y tuvo como fin comprender los factores que promueven el matrimonio y uniones infantiles tempranas y forzada en Nicaragua, como parte de una investigación que abarca a otros países de América Latina y el Caribe.

El estudio concluyó que el matrimonio infantil tiene un impacto significativo en la vida de las niñas, por las dificultades para continuar estudiando, la posibilidad de convertirse tempranamente en madres, de ser dependientes económicamente, y de vivir violencia.

Además, se encontró que la principal barrera para el desarrollo de las niñas que se han casado o unido, es precisamente su vida en pareja.

"Aquellas que son madres y que no se unen tienen un poco más de oportunidades de continuar en la escuela que las que se han casado aunque no tengan hijos", señaló el estudio

De acuerdo a los resultados de la investigación, las niñas que viven en zonas rurales y con menos condiciones de bienestar o en condiciones de pobreza son las más vulnerables al matrimonio infantil.

Para la reducción drástica de ese fenómenos, Plan Internacional y el UNFPA recomendaron generar cambios en los temas de sexualidad, noviazgo, educación, mejorar las condiciones del hogar y de la comunidad, y desmontar los estereotipos de género y dejar de ver a las niñas como las cuidadoras y reproductoras.

Según los datos de las tres últimas Encuestas Nicaragüenses de Demografía y Salud (ENDESA: 2001, 2006, 2011), una de cada tres mujeres de 20 a 24 años de edad se unió antes de cumplir los 18.

Tags