Se encuentra usted aquí

La mortalidad infantil en Perú es cuatro veces mayor en la Amazonía que en Lima

Lima, 22 oct (EFE).- Un niño nacido en Perú de menos de 5 años tiene cuatro veces más probabilidades de morir si nació en las provincias de la Amazonía que en las zonas urbanas como Lima y el Callao, la ciudad portuaria aledaña a la capital peruana.

Eso es lo que refleja el informe Global Burden of Disease (Carga Global de las Enfermedades), publicado en la revista Nature, que presenta de manera inédita los registros de muertes en la niñez en 99 países de ingresos medios, entre ellos Perú, desde 2000 a 2017.

En dicho informe, que recoge un progreso en la mortalidad infantil registrada en el país, también permite ver "una caracterización de las desigualdades de manera sistemática desde el 2000 al 2017", según explicó este martes a Efe el analista de Programa en Población y Desarrollo del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), Walter Mendoza, uno de sus coautores.

PROGRESO DESIGUAL

"El país ha progresado notablemente. Todas las provincias han disminuido porque es un tramo de tiempo bastante grande, pero lo importante es que las diferencias se mantienen", señaló Mendoza.

El especialista indicó que las desigualdades se deben a múltiples variables, "sobre todo las asociadas a medidas de salud pública como atención en el parto, vacunaciones en los primeros meses, educación de las madres, lactancia materna y disponibilidad de servicios de salud".

Mendoza precisó que "a estas alturas la pregunta no es solo cuánto se ha mejorado, sino cuánto falta por mejorar, porque las diferencias persisten a pesar de esos progresos".

La investigación muestra que en Perú alrededor de 11.500 niños murieron antes de cumplir cinco años en 2017, en comparación con alrededor de casi 25.000 en 2000.

La mayor tasa de mortalidad en menores de 5 años está en la provincia amazónica Mariscal Ramón Castilla, ubicada en la región de Loreto, donde hace frontera con Brasil y Colombia, donde en 2017 hubo 39,8 muertes por cada mil niños nacidos vivos.

El menor se encontró en el Callao, con una tasa de 9,6 muertes por mil nacidos vivos.

En el 2000, la mayor tasa de mortalidad en menores de 5 años estaba en la provincia de Carabaya, en la región de Puno, del sur de los Andes peruanos, donde entonces había 63,1 por cada mil niños, mientras que la menor también estaba en el Callao, con 23,1 muertes.

IDENTIFICAR LA DESIGUALDAD

A juicio de Mendoza, lo ideal sería que los resultados de este estudio sirvan para hacer nuevas investigaciones y así caracterizar en mayor medida esta desigualdad.

La investigación, financiada por la Fundación Bill y Melinda Gates, fue realizada por el Institute for Health Metrics and Evaluation (IHME, Instituto para la Medición y Evaluación de la Salud) de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington.

Los hallazgos incluyen mapas de precisión que revelan las disparidades de salud dentro de los países y regiones, que a menudo se camuflan cuando se realizan análisis a nivel nacional.

Entre todos los países estudiados, la probabilidad de que un niño o niña muera antes de los 5 años había variaciones de hasta 40 veces.

Los investigadores estimaron que si todos los distritos y provincias de los países de ingresos bajos y medios estudiados hubieran alcanzado la meta del Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) de al menos 25 muertes infantiles por cada 1.000 nacidos vivos, habrían muerto 2,6 millones de niños menos.

Si todos los distritos de un Estado alcanzaran el nivel del distrito de mejor desempeño en ese territorio, el número estimado de muertes evitadas se eleva a 2,7 millones.

A nivel nacional, Colombia, Guatemala, Libia, Panamá, Perú y Vietnam habían alcanzado la meta del objetivos de desarrollo sostenible (ODS) de al menos 25 muertes en la niñez por cada 1.000 nacidos vivos en 2017, pero tenían distritos, municipios o provincias que no alcanzaron la meta.

Tags